Última hora
This content is not available in your region

Los curas, en "segunda línea" de batalla contra el coronavirus

euronews_icons_loading
Giuseppe Locatelli, párroco de Albino
Giuseppe Locatelli, párroco de Albino   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia del Covid-19 sigue golpeando Europa. En Italia, país más afectado, el personal médico sigue sufriendo los embates del coronavirus, pero también lo hace la Iglesia. 60 curas han fallecido, 22 de ellos en Bérgamo, la zona más afectada del país.

"Me atrevería a decir que los párrocos estamos en segunda línea. Debemos reconocer la labor de médicos, enfermeras y enfermeros, los riesgos que asumen cada día. Nosotros asumimos menos riesgos", explica Giuseppe Locatelli, párroco de Albino.

El 10 de marzo, cuando la pandemía empezó a notars econ fuerza en el país, el papa Francisco pidió a curas y párrcos que "tuviesen valor y fuesen a ver a los enfermos".

Eso precisamente hizó el cura de Casnigo, como explica Gianbattista Guarini, estanquero del pueblo: "Al no saber que el virus era tan peligroso, nuestro párroco siguió con su trabajo, fue a las casas de los fieles, celebró funerales y cuando se infectó, no paró de forma inmediata".

El cura más joven que ha perdido la vida tenía 53 años, pero la mayororía superaban los 70 y ya contaban con otros problemas de salud.