Última hora
This content is not available in your region

Suecia no confina a la población durante la pandemia del coronavirus

euronews_icons_loading
La gente se sienta en un bar en Estocolmo, el miércoles 25 de marzo de 2020. Las calles de la capital de Suecia son tranquilas pero no desiertas.
La gente se sienta en un bar en Estocolmo, el miércoles 25 de marzo de 2020. Las calles de la capital de Suecia son tranquilas pero no desiertas.   -   Derechos de autor  David Keyton/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que el coronavirus se extiende por toda Europa, un país ha adoptado un enfoque notablemente diferente para hacer frente a la pandemia. En la capital de Suecia, Estocolmo, todavía se puede ver a la gente reuniéndose y disfrutando del clima primaveral

En lugar de promulgar cierres obligatorios como sus vecinos Dinamarca y Noruega, el gobierno sueco ha hecho recomendaciones al público, incluyendo el distanciamiento social y el trabajo desde el hogar, al tiempo que insta a los mayores de 70 años a aislarse.

Los restaurantes y las escuelas primarias han permanecido abiertos mientras que las reuniones se han limitado a 50 personas desde el domingo, lo que sigue siendo suficiente para pasar el rato con los amigos.

Las autoridades sanitarias suecas sostienen que otros países, como Italia o España, han sido demasiado draconianos, como explica el Epidemiólogo Estatal de la Agencia de Salud Pública de Suecia, Anders Tegnell.

"Quiero decir, si haces cosas muy drásticas como en algunos otros países. Quiero decir, no es posible mantener las escuelas cerradas durante cuatro o cinco meses que tendrían efectos drásticos en muchos sentidos, sobre todo en la salud pública".

Pero con 3.700 casos y más de 100 muertes hasta el domingo - el enfoque ha sido recibido con escepticismo por algunas autoridades de salud. La revista de la Asociación Médica Sueca publicó un documento de advertencia sobre sus peligros y un experto médico dijo que el gobierno estaba jugando a la ruleta rusa con su población, citando la falta de evidencia científica detrás de su enfoque.