Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus asesta un mazazo a la aviación comercial

Red Rock, Arizona
Red Rock, Arizona   -   Derechos de autor  Ross D. Franklin/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis del coronavirus ha asestado un mazazo sin precedentes a la aviación comercial.

Desde que hace más de un siglo Tony Jannus pilotara la primera aeronave con un pasajero a bordo, entre las ciudades estadounidenses de San Petersburgo y Tampa, el transporte aéreo había puesto el mundo a nuestros pies, cada vez más rápido y más barato.

Es cierto que la Segunda Guerra Mundial provocó un parón, también los atentados del 11-S supusieron un cambio de paradigma respecto a las medidas de seguridad, tanto en el acceso a los aeropuertos como dentro de los propios aviones. Todos golpes muy duros, sí, pero ninguno como el coronavirus.

No hay más que contemplar las terminales desiertas, los centenares y centenares de aviones aparcados, inertes, en aeropuertos de todo el mundo, para darse cuenta de que volar bueno, bonito y barato era una parte indisoluble de nuestras vidas.

¡Volveremos a volar!, aunque no sabemos cuándo ni cómo

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha cifrado en unos 100.000 millones de euros el coste de la pandemia del coronavirus para las compañías aéreas.

Las grandes aerolíneas del mundo, especialmente las conocidas como de bajo coste, se han visto obligadas a dejar sus aviones en tierra.

AP
Aeropuerto de Ginebra, SuizaAPSalvatore Di Nolfi

El portal especializado Flightradar24 publicaba el viernes la comparativa con el mes anterior de aviones en vuelo en el espacio aéreo europeo. Sus estadísticas de tráfico certifican además una reducción de un 41% de las operaciones durante las dos últimas semanas marzo, respecto al mismo periodo del año pasado en todo el mundo. Un descenso que alcanza el 55% si se compara la última semana del mes de marzo.

La última compañía que ha aparcado sus aeronaves ha sido EasyJet. Las restricciones de viaje "sin precedentes impuestas por muchos gobiernos", y "el confinamiento nacional" en multitud de países han motivado esta decisión.

La aerolínea europea, con centro operativo en el aeropuerto londinense de Luton, ha comunicado este lunes que estaciona toda su flota de aviones, por el desplome de la demanda provocada por el coronavirus. EasyJet ha confirmado que solicitará las ayudas previstas por el Gobierno británico aunque asegura que su balance es "sólido" y que negocia "con proveedores de liquidez" para "apuntalar su continuidad" una vez superada la crisis.

EasyJet ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para pagar durante los dos próximos meses el 80% de su sueldo a la tripulación de cabina. La compañía ha realizado en estas últimas semanas más de "650 vuelos de rescate" para repatriar a sus respectivos países de origen a más de "45.000 clientes", un operativo que pueden mantener previa petición de las autoridades.

Otras aerolíneas como Virgin Atlantic, la irlandesa Ryanair y el grupo hispanobritánico IAG (Iberia, British Airways, Aer Lingus, Level y Vueling) han reducido su capacidad en un 75%.

En España, Air Nostrum ha suspendido temporalmente todas sus operaciones.

Norwegian ha previsto la cancelación del 85% de sus vuelos y suspenderá temporalmente de empleo a 7.300 trabajadores, unas tres cuartas partes de su plantilla.

Virgin Atlantic ha manifestado su intención de pedir fondos públicos aunque hasta la fecha el Gobierno británico es reacio a un rescate del sector aeronáutico. Otra compañía británica Flybe, la mayor aerolínea regional de Europa, suspendió pagos y canceló todas sus operaciones a principios de marzo por el desplome en la demanda de billetes.

El grupo francoholandés Air France KLM disminuirá sus operaciones entre un 70% y un 90% durante los dos próximos meses, dejando estacionados sus aviones de mayor capacidad. En el caso de la compañía holandesa, la reducción de la jornada laboral de pilotos y tripulantes alcanza el 40%. Además prevé un recorte de un máximo de 2.000 empleos sobre una plantilla total de 34.000 personas.

Por su parte, la alemana Lufthansa ha cancelado el 95% de sus vuelos dejando en tierra a unos 700 de sus 763 aviones.

Scandinavian Airlines (SAS), que cuenta entre sus socios mayoritarios con los estados sueco y danés, suspenderá temporalmente al 90% de sus trabajadores, una medida que afectará a unas 10.000 pesonas. También Finnair, controlada por Estado finlandés, reducirá su capacidad operativa en un 90%, con 6.000 trabajadores despedidos temporalmente por turnos.

Idéntica situación viven al otro lado del Atlántico, la estadounidense American Airlines, la primera del país por número de pasajeros, ha reducido sus vuelos internacionales de largo radio en un 75%.

Además Delta Airlines afronta el mayor recorte de capacidad de su historia con un 40% en los próximos meses.

Copyright 2020 The Associated Press. Derechos reservados.
Aeropuerto de Denver, Estados UnidosCopyright 2020 The Associated Press. Derechos reservados.David Zalubowski