Última hora
This content is not available in your region

Semana Santa a puerta cerrada

euronews_icons_loading
Semana Santa a puerta cerrada
Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La insólita celebración de Pascua con las iglesias vacías es presentada por la Iglesia Católica como "un acto de generosidad". El papa Francisco pidió el domingo a quienes no podrán participar en las celebraciones litúrgicas _"que se recojan en oración en casa, ayudados también por los medios tecnológicos".
_

Los obispos italianos rechazaron la petición del sector más ultraortodoxo de la Iglesia de reabrir la iglesias en un país que lleva ya más de 15.000 muertos tras un mes de medidas restrictivas del movimiento.Francisco celebrará los ritos de Semana Santa sin la presencia de fieles, pero serán retransmitidos por los medios telemáticos del Vaticano.

A diferencia de la Unión Europea en el Reino Unido en el entorno rural de más edad las nuevas tecnologías no están en primer plano.

La obispa anglicana de Ripon, en la diócesis de Leeds, Helen-Ann, explicó: "Es todo un desafío, pero en realidad, tiene algo de bueno, algunas comunidades rurales, podrían ver las nuevas tecnologías como algo ajeno, y ahora se han dicho que van a afrontar la situación; que está forzando un poco el aprendizaje y la creatividad de una manera inusual, y esto es positivo".

En Sevilla las espectaculares celebraciones este año han dado paso a calles desiertas, algo insólito en Semana Santa en toda Andalucía.

Los fieles cristianos lo celebrarán en casa: "He comprado incienso en Internet y veré videos de procesiones".

En Jerusalén la Iglesia del Santo Sepulcro, donde la cristiandad sitúa la tumba de Cristo, está cerrada desde el miércoles cuando Israel ampliço las restricciones de movimiento y los palestinos certificaron su primera muerte por coronavirus en Cisjordania.

Mismo vacío en el santuario de Lourdes en el sudoeste de Francia.

Está cerrado desde el 17 de marzo por tiempo indefinido y, por primera vez en su historia.

La temporada de peregrinaciones debería haber comenzado el fin de semana, pasado pero el santuario se prepara para conocer una Pascua sin fieles, a raíz de la pandemia.