Última hora
This content is not available in your region

¿El confinamiento por el coronavirus está realmente ayudando al planeta?

euronews_icons_loading
¿El confinamiento por el coronavirus está realmente ayudando al planeta?
Derechos de autor  AP / Mindaugas Kulbis
Tamaño de texto Aa Aa

Las calles están vacías, en las ciudades reina un silencio espectral, las fábricas están cerradas y en el cielo no hay rastros de aviones. Seguramente esto debería ser positivo para el medio ambiente. Conversamos con expertos sobre esta inusual situación y exponemos las diferencias entre los cambios a corto plazo y las tendencias a largo plazo en este episodio Climate Now. Pero antes, observemos los últimos datos de marzo del Servicio de Cambio Climático de Copernicus.

Las temperaturas de Europa en marzo, dos grados por encima de la media

En Europa, en marzo, las temperaturas medias fueron casi dos grados centígrados por encima de la media de 1981-2010.

Las cifras fueron mucho más extremas en partes de Ucrania y Rusia. En Ucrania, algunas regiones experimentaron temperaturas de hasta 6 grados más altas que el promedio durante el mes, mientras que en partes de Rusia las temperaturas fueron de hasta 8 grados más altas que el promedio.

Esas mismas zonas también eran más secas de lo que se podía esperar; la humedad del suelo y la humedad relativa han disminuido en esta época del año.

EuronewsWilks, Jeremy

El mes de marzo es un buen momento para observar el hielo en el Ártico, ya que es la época en que la cobertura de hielo marino está en su pico anual. En general, la tendencia es a la baja; el gráfico siguiente muestra las anomalías desde 1979, y revela que hay un 6% menos de hielo marino de lo que se podría haber previsto, aunque también hay mucha variabilidad.

EuronewsJeremy Wilks

Por ejemplo, en el siguiente mapa de toda la región del Ártico, las zonas en rojo son aquellas en las que hay menos hielo del que se esperaría para esta época del año. Pero alrededor de Svalbard, en realidad hay más hielo del que se esperaría.

EuronewsJeremy Wilks

Covid-19 contra el medio ambiente

Se ha hablado mucho en los medios de comunicación sobre el posible impacto climático del cierre relacionado con el coronavirus.

Europa ha llegado a un punto muerto virtual, con la mayoría de los países en algún tipo de cierre. Muchos asumen que esto es bueno para el medio ambiente.

Los datos del satélite Sentinel-5P muestran que los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno han caído en picado en toda Europa desde la pandemia. El NO2 se emite en la mayoría de los casos por la quema de combustibles fósiles a altas temperaturas, como en los motores de combustión interna. Sin embargo, Vincent-Henri Peuch, Director del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico dijo a Euronews que la importancia de la caída no debe ser exagerada.

"No creo que podamos decir que haya ninguna importancia a largo plazo en esta disminución. Sin embargo, a corto plazo creo que estas disminuciones son útiles. El nivel de contaminación del aire está afectando a la salud cardio-pulmonar en general, por lo que tener menos contaminación en un momento en el que este virus está presente sólo puede ser algo bueno", dijo.

La propagación del COVID-19 en las particulas de contaminación

También podría haber otro beneficio potencial de la menor contaminación atmosférica actual; existe la posibilidad de que el Covid-19 sea transportado y permanezca viable en partículas de contaminación. Hasta ahora no hay consenso científico sobre este tema, pero Alessandro Miani, Presidente de la Sociedad Italiana de Medicina Ambiental, ciertamente piensa que es una teoría viable:

"Las partículas, cuando están en una cierta densidad y hay mucho smog, mucha contaminación atmosférica, pueden ser consideradas una especie de autopista para la aceleración de la epidemia", dijo Miani a Euronews por videoconferencia.

Niveles récord de CO2

La contaminación atmosférica a corto plazo, que dura unas horas o unos días en la atmósfera, ha disminuido, y eso se considera una noticia positiva.

Sin embargo, a pesar de la desaceleración económica, se siguen emitiendo gases de efecto invernadero. De hecho, Oksana Tarasova, Jefa de la División de Investigación del Medio Ambiente Atmosférico de la Organización Meteorológica Mundial, dice que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera todavía están en niveles récord:

"Si miramos cómo se forman los niveles de CO2 atmosférico, no son las emisiones anuales en particular las que controlan los niveles; es toda la acumulación de CO2 en la atmósfera desde la época preindustrial la que realmente forma el nivel actual.

"Por lo tanto, es muy poco probable que la reducción de las emisiones dentro de un año en particular de esta escala tenga un impacto en los niveles globales de dióxido de carbono", explicó.

Tarasova está haciendo hincapié en que hay que comprender la diferencia entre un recorte de las emisiones - algo que algunos países verán este año, aunque sea sólo un pequeño porcentaje de reducción - y los niveles reales de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Tendríamos que mirar muchos millones de años en el pasado para encontrar concentraciones de CO2 tan altas como las actuales, y en ese momento los niveles del mar eran decenas de metros más altos y las temperaturas medias a nivel mundial eran varios grados más cálidas.

Lecciones sobre el clima del coronavirus

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto inmediato en nuestros hogares y ambientes de trabajo, pero cuando se trata del medio ambiente, el panorama es mucho menos claro. Vincent-Henri Peuch cree que la situación actual puede tener una gran influencia en nuestro enfoque de la contaminación, avanzando:

"Las lecciones aprendidas una vez que hayamos superado esta crisis serán muy importantes para (repensar) el problema de la contaminación del aire", dice.

"Lamentablemente, el cambio climático seguirá existiendo y no será realmente cambiado por esta crisis".

¿El clima de verano detendrá la pandemia?

Ha habido muchas preguntas sobre si el virus desaparecerá una vez que el clima de verano llegue al hemisferio norte. La respuesta no es clara, no tenemos suficiente información todavía, y hay muchas variables, incluyendo cómo nos comportamos todos en nuestra vida diaria.

Sin embargo, la idea de que las temperaturas por encima de un cierto nivel pueden destruir o prevenir el coronavirus es uno de los mitos que rodean al virus, y uno que los colegas de Oksana Tarasova en la Organización Meteorológica Mundial están haciendo todo lo posible por desmentirlo: