Última hora
This content is not available in your region

Así es la respuesta que planea Europa para paliar la pérdida de empleos por el COVID-19

euronews_icons_loading
Así es la respuesta que planea Europa para paliar la pérdida de empleos por el COVID-19
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La Organización Internacional del Trabajo prevé la pérdida de 12 millones de empleos a tiempo completo en Europa en 2020. Los sectores de mayor riesgo son el hotelero y los servicios de alimentación, la industria manufacturera, de venta al por menor y la administración.

Visitamos Lombardía, en Italia, donde la mortal crisis del coronavirus ha devastado la economía. Para ayudar a los países más afectados por la crisis del coronavirus, como Italia, Bruselas ha anunciado la creación de un fondo de 100.000 millones de euros con el plan SURE para preservar los empleos afectados por el confinamiento.

Empleos como el de Gemma Monteverdi, que vive en Brescia, cerca de Milán. En su empleo parcial, sólo trabaja unas pocas horas a la semana. Este mes, recibirá el 80% de su salario.

"Mi marido también trabaja en la empresa, por lo que los dos salarios obviamente disminuirán. Si es cuestión de un mes lo afrontaremos, si son dos, apretaremos los dientes. Si es más tiempo, obviamente tendremos que hacer un nuevo plan. La empresa en la que trabajo es saludable. Mi temor es que se vean obligados a hacer una reducción de personal", cuenta Gemma.

Gemma trabaja en esta fábrica textil. La empresa familiar está parada y Filipo, su empleador, ya está perdiendo el 35% de su facturación anual. Para no perder la próxima colección, está listo para volver a poner a sus empleados a trabajar poco a poco.

Filipo Ciocca, Presidente de Ciocca SpA, explica: "seguramente tendremos que encontrar las herramientas para que la gente pueda mantenerse pero no podrán empezar a trabajar inmediatamente desde el primer momento que abramos la empresa. El fondo de despido fue creado en tiempos normales de crisis. Creo que los instrumentos que adopte el Estado por un lado y la comunidad europea por otro, deben ser también excepcionales".

Casi la mitad de los trabajadores italianos ven una caída en sus ingresos. Desde el comienzo de la crisis, el gobierno ha pagado 8 mil millones de euros a casi 7 millones de empleados, y 4 millones de trabajadores autónomos.

Pero Giovanni Scandale, taxista autónomo, todavía no ha recibido nada. No tiene suficientes clientes para pagar su crédito y sus gastos. Debería recibir 600 euros para el mes de marzo y 800 euros para el mes de abril. "Es una cantidad muy pequeña de dinero y espero que la Unión Europea pueda ayudarnos a hacer frente a estos gastos y seguir pagando todos los diversos gastos que tenemos y poder vivir", dice.

Italia es el segundo país más endeudado de Europa, y las previsiones del Fondo Monetario Internacional pronostican una caída del 9,1% del PIB para este año.

Sin el apoyo adecuado, los trabajadores más afectados por esta crisis probablemente se encontrarán en grandes dificultades. Y el jefe de la Confederación Europea de Sindicatos, Luca Visentini, advierte que esta recesión puede dañar profundamente la economía y el empleo europeos a menos que Europa tome realmente medidas generosas.

"Creemos que el plan de recuperación debería implicar al menos el doble de dinero para el presupuesto europeo, no sólo el 1% del PIB de la UE, sino el 2%. Así que necesitamos 1 billón de euros adicionales disponibles y la única manera de financiar todo esto y asegurarse de que es una financiación real, de dinero real, es tener algún tipo de bono europeo".

La respuesta europea a la pérdida de empleos

  • Hablamos con el Comisario Europeo de Empleo, Nicolas Schmit. Las últimas previsiones hablan de la pérdida de 12 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en Europa. ¿Qué se puede hacer? ¿Qué es lo próximo?

Nicolas Schmit:

Primero, creo que debemos mantener a tanta gente en sus trabajos como sea posible. Eso es lo que intentamos hacer a través del instrumento de trabajo de corta duración - el instrumento SURE que espero que pueda ser adoptado muy pronto.

En segundo lugar, tenemos que preparar la recuperación, tenemos que ser muy audaces para reiniciar nuestra economía tan pronto como sea posible y vigilando las restricciones sanitarias, que siguen siendo muy muy estrictas, pero esto es algo que los estados miembros han comenzado ahora con cautela y progresivamente para limitar el impacto en el empleo. Esto es algo que tiene que hacerse ahora, inmediatamente y tiene que durar un tiempo.

  • Algunos de los países más afectados como Italia o España ya tienen economías débiles y sus economías dependen de sectores en dificultades como el turismo. ¿Qué se puede hacer para ayudarles?

Nicolas Schmit:

"Los países no han sido golpeados de manera absolutamente igualitaria, y los sectores no han sido golpeados de la misma manera. Cuando miras algunos países donde el turismo representa más del 10 por ciento, a veces el 20 por ciento como en Grecia, aproximadamente, el 20 por ciento del PIB, será un verdadero golpe. Así que primero, hay que ayudar a estos países a mantener vivas el mayor número de empresas en el turismo o en negocios relacionados con el turismo. Y esto significa que tenemos, en Europa, que tener un nivel de solidaridad".

  • Hay una gran parte de la población europea que trabaja en la llamada "economía sumergida", perdieron sus trabajos y no pueden reclamar legalmente los beneficios de desempleo. ¿Cómo pueden estas personas ser protegidas? ¿Están considerando incluirlos en los nuevos instrumentos?

Nicolas Schmit:

"Cuando lancé hace unas semanas la iniciativa para abordar el trabajo no declarado, fue antes de la llegada del virus. Insistí en el hecho de que esto no es algo que deba suceder más en Europa. Pero soy realista. Desafortunadamente, en algunos estados miembros esta economía no declarada sigue estando muy extendida. Dar a estas personas la posibilidad de tener

ingresos es absolutamente indispensable y luego tratar de llevarlos a trabajos normales, declarados, y continuar la lucha contra el trabajo no declarado. Porque es malo para la gente. Es malo para la economía. Es malo para las finanzas públicas. Es malo para nuestros sistemas de seguridad social".