Última hora
This content is not available in your region

¿Qué tipo de medidas puede adoptar la UE para ayudar a los más vulnerables?

euronews_icons_loading
¿Qué tipo de medidas puede adoptar la UE para ayudar a los más vulnerables?
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Se espera que el coronavirus aumente el número de personas desfavorecidas, y dificulte las condiciones de los que ya se encuentran en esta situación. La crisis ha tenido un impacto mayor en los más vulnerables de Europa, es por esto que Euronews se ha propuesto saber qué se está haciendo para ayudarles.

Visitamos Portugal para ver cómo la Unión Europea está haciendo frente a las necesidades de las personas vulnerables.

¿Qué es lo que define a una persona vulnerable en Europa y qué países y grupos son los más afectados?

Según los esquemas, los más vulnerables no pueden permitirse: pagar el alquiler o los gastos de agua y electricidad, mantener sus hogares cálidos, comer proteínas como pescado y carne cada dos días, irse una semana de vacaciones, tener un coche, una lavadora o una televisión y pagar una línea telefónica.

En 2019, el 5,6% de la población europea estaba en esta situación, alrededor de 24 millones de personas. Se estima que el coronavirus aumentará significativamente el número de personas vulnerables en Europa.

Un riesgo especialmente alto para los jóvenes, aquellos que tienen un nivel educativo bajo y las familias monoparentales, especialmente si están encabezadas por mujeres. Bulgaria (19,9%), Grecia (15,9%) y Rumania (12,6%) tuvieron el año pasado los niveles más altos de personas en riesgo de vulnerabilidad de la Unión Europea.

3,800 millones de euros para los más vulnerables

El Fondo de Ayuda Europeo para los más Necesitados se creó para destinar 3,800 millones de euros con el fin de proporcionar alimentos y material básico a los más necesitados. En Portugal, un país que ha luchado contra la crisis financiera durante años, más de 2 millones de personas están en riesgo de pobreza o exclusión social.

En Lisboa, la asociación Casa de Misericordia se está adaptando a la nueva realidad impuesta por la crisis del coronavirus. A pesar de las medidas sanitarias, siguen distribuyendo cestas de alimentos a los más desfavorecidos. Cada mes, 1.200 familias se benefician de ellas. Como Sandra, contable y en el paro durante un año. Ella se mantiene gracias a un ingreso de integración social, y a esta ayuda alimentaria.

"Esto importante para mí, porque hay muchas cosas que no puedo comprar y esto suple las carencias. Por ejemplo, la leche es algo que realmente me falta. Y ahora tengo dos paquetes de seis litros y con el dinero que sobra, que no gasto en comida, puedo pagar las facturas de la luz, el agua y el gas", asegura Sandra Basílio, desempleada.

Las cestas como la de Sandra se financian a través del fondo europeo FEAD, en Portugal, esto supone unos 177 millones de euros para alimentos y material básico. Las organizaciones que las distribuyen pueden utilizar ese dinero para comprar equipo de protección y asegurar que se siga prestando la ayuda.

En Portugal, el Fondo Monetario Internacional predice que en 2020 la tasa de desempleo se duplicará. Lo que representa decenas de miles de puestos de trabajo. Esta mujer perdió el 80% de sus ingresos como comercial y el negocio de su marido no pudo renovar su contrato. Un golpe para esta pareja que solía ser voluntaria.

"Ahora somos nosotros los que necesitamos este tipo de ayuda, algo impensable. Lo único que tenemos seguro es el 20% restante de mi actividad y esta ayuda alimentaria. Tenemos un niño y eso nos preocupa. Con esta ayuda, nos las arreglamos para pagar otros gastos y para asegurarnos de que llegamos a fin de mes".

Con la caída de los ingresos en los hogares, se espera un aumento en la demanda de ayuda para comer.

Apoyar a los jóvenes y las familias monoparentales

En Bruselas, Euronews habla con la presidenta de la Fundación Europea de Estudios Progresistas, la Dra. María Joao Rodríguez.

EN:La recesión ha llegado y los grupos más vulnerables y los más afectados son los más jóvenes y las familias monoparentales.

¿Qué tipo de medidas puede tomar la UE a corto y largo plazo para que todo el mundo esté protegido?

MR: Permítame que me concentre en el grupo que ha mencionado, los jóvenes. Muchos de ellos tienen trabajos, trabajos que son precarios. Tenemos que asegurarnos de que el contrato temporal que tienen se prolongue.

También habla sobre las familias monoparentales. Se enfrentan al dilema de ir a trabajar y dejar a sus hijos en casa o a sus hijos en escuelas que no son lo suficientemente seguras, o se quedan en casa con sus hijos y pierden su salario y su trabajo. Debemos extender los expedientes de regulación de empleo para asegurarnos de que no se tiene que enfrentar a este dilema.

EN: ¿Y qué pasa con los miles de trabajadores indocumentados o temporales que no tienen los papeles en regla, pero solicitan los beneficios de desempleo para estar amparados? ¿Cómo deberían estar protegidos?

MR: Voy a hablar sobre una medida lanzada en Portugal. Consiste en ofrecer a estas personas la posibilidad de registrarse, para beneficiarse de las ayudas sociales. Así, podemos convertir el trabajo temporal, sin derechos, en empleo formal con derechos. Considero que es una victoria, porque estos trabajadores se beneficiarán de esto.

En segundo lugar, los sistemas públicos también se beneficiarían porque una vez estos trabajadores estén registrados, también empezarán a pagar sus impuestos y contribuciones para la protección social.

EN: ¿Cómo pueden beneficiarse las personas más necesitadas del Fondo de Recuperación que actualmente se está debatiendo?

MR: Tenemos que asegurarnos de que las PYMES se apoyen directamente con financiación para que puedan sobrevivir y relanzar su actividad. Finalmente, necesitamos asegurarnos de que los esquemas de ingreso mínimo funcionen en todas partes para asegurarnos de que todos estén protegidos frente a la pobreza. Este tipo de apoyo sólo puede funcionar si no se trata de préstamos, sino de subvenciones. Creo que ha llegado el momento histórico en el que los europeos deben decidir.