Última hora
This content is not available in your region

La Unión Europea niega haber cedido a las presiones de China

euronews_icons_loading
La Unión Europea niega haber cedido a las presiones de China
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, que lidera Josep Borrell, ha tenido que defenderse. Niega haber edulcorado un informe crítico sobre China y sobre su papel como fuente de desinformación en la crisis del Covid-19.

Según el periódico _The New York Time_s, Pekín habría presionado a Bruselas, y ésta habría cedido, retrasando y modificando el contenido del documento.

Su portavoz lo niega. "Lo rechazo absolutamente y cuestiono cualquier afirmación según la cual habríamos cedido a cualquier tipo de presión externa a la hora de redactar el informe", ha dicho Peter Stano. "La noción de que se publicara después de haberlo diluido, después de haberlo cambiado, es simplemente una percepción errónea de los procesos en el seno de cualquier institución. E incluyo a los medios de comunicación, donde supongo que existe una comunicación para uso interno y que luego se elabora otra destinada a su difusión pública".

El informe publicado el viernes por la Unión Europea denuncia que "hay evidencias de un impulso coordinado desde fuentes oficiales chinas para desviar cualquier tipo de culpa por el estallido de la pandemia". Pero el New York Times dice que se eliminaron los pasajes más duros del texto.

Un eurodiputado holandés ha enviado una carta al jefe de la diplomacia europea pidiendo que se verifiquen los hechos. "Quiero entrar en los matices. No hay pruebas reales de que haya voluntad para desinformar. Sólo le pido al Sr. Borrell que dé una explicación, eso es lo primero", afirma Bart Groothuis, del grupo liberal Renovar Europa. "A la pregunta de si tengo más datos, le diré que el periódico alemán Die Welt ha publicado una historia en la que dice que el gobierno alemán se queja porque los chinos le presionan de vez en cuando y eso resulta muy molesto". Y concluye diciendo que "este es el momento para decir, como europeos, que somos soberanos y que no lo aceptamos".

El ministerio de Asuntos Exteriores de China niega enérgicamente haber difundido desinformación. Y afirma que el país es víctma y no promotor de noticias falsas. .