Última hora
This content is not available in your region

Rihonor, excepción en el cierre de la frontera entre España y Portugal

euronews_icons_loading
Rihonor, excepción en el cierre de la frontera entre España y Portugal
Derechos de autor  RTP
Tamaño de texto Aa Aa

El cierre de fronteras está complicando la vida a muchos lugareños en zonas limítrofes entre dos países.

Luis Miguel, un agricultor y ganadero español, vive en un pueblecito de Zamora que se ha convertido en una excepción. Pese al cierre de fronteras decretado por la pandema, puede pasar de un lado a otro de la frontera entre España y Portugal.

"Mi familia tiene ovejas en el lado portugués y necesitamos alimentarlas. Y tengo colmenas, tengo un proyecto de colmenas en el lado español. Esta es la única forma en que puedo acceder a ellas. No puedo llegar a ellas de ninguna otra manera. O voy por aquí o no puedo ir", cuenta Luis Miguel.

Un pueblo con un pie en España y otro en Portugal

Y es que este pueblo tiene una parte en Portugal, Río de Onor, con unos 50 habitantes, y una parte en España, Rihonor de Castilla, donde viven 14 personas.

Lisboa y Madrid han aceptado hacer una excepción. Sus habitantes pueden cruzar la frontera para realizar trabajos agrícolas: los miércoles y sábados, durante dos horas, de 9 a 11 de la mañana.

"Con el cierre de las fronteras, las personas tienen problemas debido a sus estrechos lazos e interacción entre ambas partes. Tienen tierras en España y en Portugal", explica Carlos Felizardo, comandante de la Guarda Nacional Republicana.

Comparten tierras y mucho más... Durante décadas, nadie ha prestado atención a la frontera.

"Lo que no pertenece a un lado pertenece al otro. Mi padre era de aquí, mi madre era de allí. Mi abuela, del lado de mi madre, era de aquí. Mi suegro era del lado español. Somos así. No necesitamos este problema. (...) El puente español fue construido en 1971. No había puente para cruzar con automóviles o tractores. Había que pasar por el río", cuenta Mariano Preto, vecino de Río de Onor (lado portugués).

"Por lo que dice la abuela de mi mujer, 'aquí se trabajaba de sol a sol'", señala Luis Miguel, vecino de Rihonor de Castilla (lado español).

"En este pueblo no hay mucha gente. Nadie está infectado. Pero afuera... ¿Han visto cómo está España? Entra un grupo de personas y luego infectan a todos... No estamos tranquilos. Así que creo que han hecho muy bien cerrando la frontera", dice el 'tío Mariano', vecino de Río de Onor (lado portugués).

No opinan lo mismo quienes han sufrido importantes pérdidas económicas. Como Luis Miguel, que ha perdido "más del 60%" de sus colmenas por no poder cuidarlas. Perdió entre 6.000 euros y 9.000 euros en un mes, a lo que hay que añadir las colmenas que deberá reemplazar y la miel que no venderá.

Está previsto que las fronteras entre España y Portugal permanezcan cerradas al menos hasta el 14 de mayo.