Última hora
This content is not available in your region

Cuba rescata las "teleclases" para 1,7 millones de niños confinados

euronews_icons_loading
Varios niños cubanos siguen las clases por televisión
Varios niños cubanos siguen las clases por televisión   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Donde no alcanza internet, alcanza el ingenio... al menos en Cuba, un país virtuoso a la hora de improvisar soluciones frente a la escasez. En esta ocasión no se debe al "eterno" embargo estadounidense, sino al confinamiento de al que ha obligado la pandemia del coronavirus. Casi dos millones de alumnos de entre 6 y 18 años están recibiendo clases a través de la televisión nacional. En la isla apenas 100.000 hogares tienen conexión a internet, por lo que las autoridades rescataron una vieja receta castrista: la televisión educativa (teleclases). "Ayuda", advierten los profesores, pero "no es suficiente":

"No se puede desarrollar una clase como tal. El no tener al estudiante de manera directa en el aula, nos trae como consecuencia que no podamos preguntar, que no se nos puedan hacer determinadas preguntas", explica la profesora Amalfi Rivero

Un diagnóstico que comparten los padres de los pequeños. La tele por sí sola no resuelve todas las dudas y no se les puede dejar solos delante de la pantalla:

"Las teleclases son un apoyo y una guía para que uno sepa por dónde transitar los meses que quedan de curso. Pero uno tiene que trabajar con los niños todos los días, haya o no haya teleclases para que el contenido realmente se adquiera bien", argumenta Ana María Delgado, cantante y madre de un joven alumno.

Las clases también se difunden en lenguaje de señas, para los niños sordos. Experiencias similares están teniendo lugar en Perú, para las zonas andinas alejadas de las grandes urbes, y en Venezuela, aunque se ven interrumpidas por los frecuentes cortes de corriente eléctrica que sufre el país.