Última hora
This content is not available in your region

El dilema británico sobre la App que combate la COVID-19

euronews_icons_loading
El dilema británico sobre la App que combate la COVID-19
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Gran Bretaña empieza a salir lentamente de las estrictas medidas de auto-aislamiento impuestas para frenar la pandemia de la COVID-19. Las reglas se han relajado en aspecto como las salidas para hacer deporte o las reuniones con otras personas, lo que acentúa el riesgo de que resurjan brotes de la enfermedad...

Un peligro que puede atenuar la tecnología. Una aplicación que se instala en los teléfonos móviles puede ayudar a rastrear y localizar a enfermos del coronavirus. Se están haciendo pruebas con esta aplicación en la Isla de White y, si tiene éxito, se desplegará a nivel nacional. Sin embargo, algunos expertos en seguridad cibernética han expresado su preocupación por la privacidad, ya que la información se está recopilando en una base de datos centralizada.

"Es una preocupación para las personas que son conscientes de los problemas de seguridad que podría acarrear a largo plazo. Estamos viendo un posible futuro escándalo de Cambridge Analytic que podría ocurrir con todos esos datos. No queremos que eso suceda, obviamente. Hay otra manera de hacerlo: el enfoque descentralizado, que mantiene los datos lejos de una red central y en el propio dispositivo. Sin embargo, el centralizado es mejor para rastrear y localizar, que es lo que están tratando de hacer, por lo que es un dilema para aquellos que están preocupados por la seguridad", explica Jake Moore, especialista en seguridad Cibernética (ESET).

La aplicación está diseñada para que la gente sepa si ha estado en contacto con alguien que más tarde dé positivo por Covid-19. Pero para todo funcione, los usuarios deben habilitar los datos de localización, una información sensible que será almacenada y podría ser utilizada posteriomente para usos espurios.

"Estos datos serán buscados por grupos criminales de todo el mundo. Algunos tratarán de conseguirlos solo por mantener su reputación, pero otros grupos podrían utilizarlos para extorsionar a la gente y pedirles rescates. Así que estos datos serán almacenados en un servidor del Reino Unido, fuertemente protegido para que nadie acceda a él, pero ¡por supuesto que lo van a intentar!", augura Moore.

En un comunicado, el Gobierno británico afirma que la seguridad y la privacidad han sido una prioridad en todas las etapas del desarrollo de la aplicación y que todos los datos recogidos serán anónimos.