Última hora
This content is not available in your region

¿Cómo evitar aglomeraciones en las playas europeas?

euronews_icons_loading
Una playa europea sin visitantes
Una playa europea sin visitantes   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El verano pasado las playas de LLoret de Mar, en la costa de Gerona recibieron cerca de un millón y medio de turistas. Pero se teme que este año, la imagen sea otra. Con la llegada del buen tiempo, el alcalde de esta ciudad catalana, Jaume Dulsat, trabaja para buscar la forma ideal en la que abrir su costa al público sin por ello aumentar la propagación del coronavirus. Su idea es crear zonas para cada grupo de edad:

"Habrá un control de acceso en cada boca que va a parar a la playa y desde allí haremos los filtrajes: a usted le recomendamos esta zona, a usted aquella otra... / Evidentemente tampoco podremos controlar si uno que está en una zona decide caminar 50 metros y cambia de zona", cuenta Dulsat.

Acceso a las playas con un pase previamente descargado

En otras ciudades europeas de costa, sus alcaldes trabajan a contrarreloj para que al abrir sus playas no se produzcan aglomeraciones. La ciudad belga de Ostende, en el Mar del Norte está considerando crear un sistema de pases:

"Tengo que organizarlo de la misma manera en la que se van a llevar a cabo festivales como Tomorrow Land o Pukkelpop. Por el momento estamos valorando posibles métodos, creo que organizaremos algunas reservas a través de una aplicación o de una web para escanear el códgo QR cuando entras y sales de la playa, para así poder contar las personas que se encuentran en el lugar", explica Bart Tommelein, alcalde de Ostende, en el oeste del país.

Permitido el baño en algunas playas

Desde este domingo, las playas griegas ya están abiertas, y a pesar de que la distancia de seguridad es obligatoria, en algunos puntos no se ha respetado. En España, por su parte, también se permite el baño en las playas de Formentera, en las Islas Baleares, así como el en El Hierro, La Graciosa y La Gomera.

En otros municipios costeros españoles solo se permite caminar o hacer deporte en la arena.