Última hora
This content is not available in your region

La pandemia aleja a los padres de sus bebés nacidos por gestación subrogada

La pandemia aleja a los padres de sus bebés nacidos por gestación subrogada
Derechos de autor  Efrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus ha retrasado la posibilidad de ver a sus hijos de familias españolas. Son aquellas que, ante la imposibilidad de la madre de quedarse embarazada, han optado por la gestación subrogada, una técnica de reproducción no permitida en España, pero si en países como Georgia y Ucrania.

A una de las clínicas especializadas de Kiev acudió Verónica. Su hijo ya ha nacido, pero el cierre de fronteras le impide ir a recogerlo. Se da la circunstancia, además, de que la salud del abuelo paterno está delicada y teme que no pueda conocer a su nieto. “Estamos frustrados, desamparados, no hay forma de que puedas abrazar a tu hijo, los nervios nos vencen a la que no le ves un final”, asegura.

El bebé se encuentra actualmente en un centro con otros neonatos atendido por personal especializado, Pero Verónica subraya que está tranquila, pero que no es suficiente: “Sabes que tu hijo está bien cuidado pero el amor solo se lo podemos dar los padres. Eso es lo que nos está generando impotencia”.

El apoyo de Apingu

La Asociación de familias Por la Gestación Subrogada en Georgia y Ucrania (Apingu) indica que tiene conocimiento de que hay al menos siete bebés que no han podido ser recogidos y está previsto que nazcan al menos otros ocho hasta el mes de junio.

Ilanit Snir es la portavoz de la asociación y asegura que han puesto a todos los grupos parlamentarios en conocimiento de la situación, además de 67 plataformas vinculadas a la protección de la infancia en España , otras instituciones internacionales y el Parlamento Europeo. Reclama a las autoridades españolas “que cese el maltrato institucional y la discriminación de estos niños”.

Al nacer en un país extranjero, los bebés no pueden contar con un pasaporte española, lo que, según Snir, desencadena un largo recorrido legal. Además, los niños que no pueden disfrutar de los cuidados paternos durante los primeros días de vida “puede tener consecuencias psicológicas importantes”.

Las trabas legales

Ucrania acepta como casos especiales el de los bebes nacidos por gestación subragada, pero el problema radica en que remite a un permiso de la embajada de España en Ucrania, que por el momento no lo está concediendo.

El ministerio de Exteriores de España emitió una nota el pasado 25 de marzo en el que recordaba que ya había advertido de que “recomienda desde hace años no acudir a Ucrania para procesos de gestación subrogada por falta de seguridad jurídica y casos de mala praxis médica”. Además, la legación en Kiev asegura que “las autoridades españolas no pueden hacerse responsables de las promesas y afirmaciones hechas por agencias privadas”.