Última hora

Última hora

¿Dónde es legal la gestación subrogada en Europa?

Leyendo ahora:

¿Dónde es legal la gestación subrogada en Europa?

¿Dónde es legal la gestación subrogada en Europa?
Tamaño de texto Aa Aa

El consulado español en Ucrania comenzó esta semana a registrar a unos 30 bebés nacidos de madres de alquiler, a quienes se les había impedido salir del país debido a la preocupación por el tráfico de seres humanos y la mala praxis médica.

Todos los años, aspirantes a padres de toda Europa realizan viajes similares: eluden las prohibiciones de la maternidad subrogada en su país viajando al extranjero y gastando grandes sumas de dinero en su intento de tener un bebé.

Pero, ¿qué es la maternidad subrogada, en qué parte de Europa es legal, y es necesario que cambie la legislación?

¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada es un método de reproducción asistida en el que una mujer lleva y da a luz un embarazo para otra pareja o persona.

La subrogación es generalmente buscada por personas, conocidas como "padres intencionales", que desean tener hijos pero que no pueden concebirlos por sí mismos.

Hay dos tipos gestación subrogada.

  • La forma más común es la que se utiliza la fecundación in vitro para inducir el embarazo en la madre sustituta utilizando el óvulo de la madre intencional o de una donante.

  • En la gestación subrogada tradicional, una madre de alquiler se embaraza utilizando su propio óvulo, lo que la convierte en la madre genética.

¿En qué parte de Europa es legal?

Los nuevos datos proporcionados a Euronews por _Families Through Surrogacy (_Familias a través de la maternidad subrogada), una organización sin ánimo de lucro con sede en Australia que asesora a las personas que buscan un contrato de gestación subrogada, muestran que la gestación subrogada está muy restringida en Europa.

Italia, España, Francia y Alemania son algunos de los países que han prohibido todas las formas de gestación subrogada.

En Irlanda, Países Bajos, Bélgica y la República Checa, las disposiciones son "nulas e inaplicables", lo que significa que "no existe una legislación que reconozca la maternidad subrogada y, por lo tanto, no hay forma de transferir la paternidad a los padres que la solicitan", dijo Familias por Subrogación.

En Reino Unido, la gestación subrogada es legal para sus nacionales si es altruista, mientras que Portugal también permite la gestación subrogada altruista para parejas heterosexuales con necesidades médicas.

Ucrania y Rusia tienen las leyes más laxas de Europa en materia de maternidad subrogada, lo que permite a las personas -incluidos los extranjeros- pagar a una madre de alquiler por sus servicios.

¿Quién, dónde y cuánto?

Bill Houghton, fundador del grupo de consultoría Sensible Surrogacy (subrogación sensata), dijo a Euronews que a pesar de la legislación restrictiva, la subrogación se está volviendo "mucho más popular".

De las parejas europeas con las que trabaja Sensible Surrogacy, dijo que la mayoría provienen de Reino Unido, Irlanda, Italia, Francia, Alemania y Suecia.

"Cerca del 50% de ellos son parejas heterosexuales y el 50% son parejas homosexuales", dijo.

Un estudio reciente de Familias a través de la Subrogación reveló que los noruegos eran el mayor grupo de usuarios de la subrogación en Europa, mientras que España también era un gran mercado.

El cierre de mercados tradicionales, como la India, Nepal y Tailandia, debido a denuncias de explotación, significa que en los últimos años han surgido nuevos focos de subrogación.

Houghton señaló que muchos europeos optan por ir a Ucrania, donde la subrogación cuesta alrededor de 50.000 dólares (43.970 euros), frente a los más de 100.000 dólares de Estados Unidos.

También está surgiendo un mercado en Kenia, donde la maternidad subrogada cuesta entre 40.000 y 45.000 dólares (34.370€ y 38.670€), pero no existe "ninguna regulación", dijo.

El debate

Los críticos de la maternidad subrogada dicen que la práctica está abierta a la explotación de la madre de alquiler, a la mercantilización del niño, y puede conducir a problemas emocionales y legales cuando se trata de los derechos de paternidad y custodia.

La activista y escritora sueca Kajsa Ekis Ekman, autora de "Being and Being Bought - Prostitution, Surrogacy and the Split Self" (Ser y ser comprado: prostitución, subrogación y el ser dividido), cree que todas las formas de subrogación deberían ser prohibidas.

"La maternidad subrogada es el comercio de bebés y la explotación de las mujeres, y va en contra de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y, por lo tanto, no debería permitirse", dijo a Euronews.

"La maternidad subrogada convierte a los bebés en mercancías y a las mujeres en fábricas, y también es una industria que conduce al tráfico y a la venta de niños para el abuso."

Añadió que cualquier país que "no permita la venta de niños, no debe permitir la supresión de la madre [de alquiler] en el certificado de nacimiento ni cuando se trata de derechos de custodia".

Lee: España reabre la puerta a los bebés de vientre de alquiler de Ucrania

Sin embargo, otros no están de acuerdo.

"Se ha comprobado que la prohibición de la maternidad subrogada simplemente fomenta la práctica de la clandestinidad, creando riesgos innecesarios para las madres sustitutas vulnerables, los padres y los niños", dijo el fundador de Families Through Surrogacy, Sam Everingham.

"La maternidad subrogada transfronteriza está plagada de problemas y, dados los altos niveles de infertilidad en los países desarrollados, así como la creciente tendencia de las parejas homosexuales a formar familias, las naciones europeas necesitan examinar detenidamente las actitudes de sus ciudadanos respecto a la maternidad subrogada y formular leyes que permitan un mejor acceso a la maternidad subrogada doméstica", añadió.