Última hora
This content is not available in your region

Bulgaria fomenta las cadenas de suministro locales para recuperar su sector agrícola

euronews_icons_loading
Grocery store in Sofia
Grocery store in Sofia   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Los principales minoristas en Bulgaria están reevaluando sus ventas. El gobierno favorece las cadenas de suministro cortas para todos los productos de venta al por menor, ya sea fruta, carne o productos lácteos. Las nuevas reglas entrarán en vigor este mes hasta el final del año. Los minoristas se apresuran a encontrar nuevos proveedores y a poner los productos en las estanterías.

"Trata de imaginarte a un pequeño productor de manzanas, digamos, que no tiene las máquinas necesarias para empaquetar o calibrar o que no puede almacenar sus manzanas. ¿Cómo podría abastecer a los grandes minoristas? Sería extremadamente difícil. Por eso estamos tratando de ayudar a esos pequeños productores. Alrededor del 80% de los productos de nuestras tiendas se producen en Bulgaria, pero tratamos de que sean más. Hemos negociado 20 nuevos contratos con pequeños productores regionales", cuenta Peter Pavlov, director general de Maxima Bulgaria.

Los minoristas ya están lanzando campañas de marketing en torno a los nuevos productos. Anuncios de televisión, folletos, nuevos eslóganes... las empresas están haciendo todo lo posible para capitalizar su inversión. Algunos incluso apoyan la idea de políticas a largo plazo en apoyo de cadenas de suministro cortas.

Los agricultores locales acogen las medidas como un soplo de aire fresco

Para los productores búlgaros de frutas y verduras, cualquier tipo de medidas son bienvenidas, ya que el sector ha estado al borde de la destrucción durante muchos años. Tampoco hay manera de que pueda superar la competencia o bloquear de alguna manera las importaciones europeas.

Las cuotas de mercado varían mucho entre los productos, pero las importaciones representaron entre un tercio y la mitad de todas las ventas en 2019, según las cifras oficiales.

Krassimir Kumchev es un veterano en el negocio de las frutas y verduras. Comenzó su negocio en la era comunista. Ahora forma parte de los negociadores que tratan de limar asperezas con las nuevas medidas. Por encima de todo, critica la competencia desleal en toda la UE.

Explica que "los productores de manzanas en Polonia reciben un subsidio europeo de 25 centimos y otro subsidio nacional de 25 céntimos. Son 50 céntimos de euro. Aquí solo podemos soñar con ese precio. En Bulgaria, recibimos un centavo y medio por kilo. ¡La diferencia es 33 veces menos! ¿Así es como se supone que debe ser la solidaridad? ¿Es esta la competencia de la que todos hablan? En ese sentido, la Comisión Europea no debería controlar tanto Bulgaria".

"Si quieren un verdadero mercado libre, todo el mundo debería estar en igualdad de condiciones en lo que respecta a las subvenciones. Lo diré de nuevo: ¡eliminen los subsidios en toda la UE!, exige Kumchev.

Los productores búlgaros también se han visto muy afectados por las sanciones de la UE a Rusia. Desde 2014, los mercados nacionales se han visto inundados con productos europeos destinados a Rusia que no pudieron ser entregados. Pero la Comisión Europea dice que las medidas proteccionistas pueden desestabilizar aún más las economías de todo el bloque, Y ha dado a Sofia un mes para encontrar una solución.