Última hora
This content is not available in your region

Análisis de la red de seguridad crediticia tejida por la Unión Europea

euronews_icons_loading
Banco Central Europea
Banco Central Europea   -   Derechos de autor  Michael Probst/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea presenta este miércoles su propuesta para relanzar la economía a través de un fondo de Recuperación. Pero antes, vamos a analizar lo que se ha hecho hasta ahora.

La primera medida adoptada consistió en autorizar un uso flexible del dinero remantente del actual presupuesto comunitario. “En cierto sentido, no es dinero nuevo, porque ya estaba en el presupuesto de la UE. Pero una buena parte no se había utilizado", explica Zsolt Darvas, analista del instituto Bruegel. "Con esta iniciativa, los Estados miembros pueden recibir fondos frescos".

En marzo, el Benco Central Europeo anunció un programa de compra de bonos gubernamentales por valor de 750 mil millones de euros. La entidad ya había comprado deuda de la eurozona con anterioridad, pero de manera estrictamente proporcional al PIB y a la población. "Lo que es muy importante para las nuevas compras de emergencia vinculadas a la pandemia es que no existe tal limitación, y el BCE puede comprar de manera muy flexible los bonos de los gobiernos de los Estados miembros de la Eurozona", añade Zsolt Darvas.

En abril, la Comisión Europea también anunció el lanzamiento del programa SURE, que permite financiar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo. y evitar que el paro crezca de manera desorbitada. "La ventaja para los Estados miembros es que pueden obtener un préstamo muy barato, con una tasa de interés cero, porque la UE puede pedir préstamos a una tasa de interés cercana a cero, a largo plazo", dice Darvas. Su dotación es de 100.000 millones de euros

El Banco Europeo de Inversiones también ha lanzado un mecanismo para apoyar a las pequeñas y medianas empresas afectadas por la pandemia. Se trata de un fondo de 25.000 millones de euros en garantías, que pretende movilizar hasta 200.000 millones en préstamos.

Y a ello hay que sumar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que fue la principal plataforma de rescate tras la crisis de 2008. Pero si en aquel entonces comportaba una fuerte condicionalidad, esta vez se ha reducido. "El único requisito esta vez es que los Estados miembros tienen que utilizar este dinero en gastos relacionados con la atención médica y está limitado al 2% del PIB. Es mucho más pequeño", dice Darvas.

Así pues, la estrategia principal de la Unión Europea se ha basado en la concesión de créditos baratos. Lo que puede convertirse en una carga para algunos países. "Si Alemania se beneficia de alguno de estos mecanismo, le resultará fácil devolver el dinero. Pero para otros Estados miembros que ya tienen una deuda pública muy elevada como Grecia o Italia, o quizás España, pagar los nuevos préstamos podría ser dificil."

De ahí el interés de la propuesta franco-alemana para la creación de un Fondo de Recuperación, pues pone el énfasis en las subvenciones, en lugar de en los créditos.