Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus deja sin trabajo a uno de cada seis jóvenes, según un informe de la OIT

Michael Probst
Michael Probst   -   Derechos de autor  Michael Probst/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

"Devastador y desproporcionado", ese es el efecto que está teniendo la pandemia en el empleo de los jóvenes en todo el mundo. Más de uno de cada seis jóvenes se han visto obligados a dejar de trabajar desde que comenzó el brote, según ha destacado la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El impacto se ha triplicado en los menores de 25 años. La pérdida de empleo, el parón en la educación y las nuevas barreras para entrar en el mercado de trabajo, podrían conducir a la aparición de una "generación perdida", advirtió la ONU en su último informe publicado este miércoles.

Según la OIT, alrededor de una quinta parte de los jóvenes de todo el mundo - 267 millones - ya no contaban con un empleo o formación antes del inicio de la crisis sanitaria, mientras que más de tres cuartas partes de los que tenían empleo tenían trabajos temporales o precarios.

Además, más de cuatro de cada diez trabajadores jóvenes eran empleados en distintos sectores como alimentación, vivienda, el comercio mayorista y minorista... Estos han sido los cuatro sectores más afectados por la crisis.

Las mujeres: las más afectadas por la pandemia

Las mujeres constituyen más de la mitad de los trabajadores en el servicio de alimentación y alojamiento. También más del 40% de los trabajadores en otras actividades del sector terciario o sector servicios. A ellas esta crisis les ha golpeado más que a cualquier otro grupo.

El efecto ha sido más devastador para las mujeres con hijos "ya que se tienen que hacer cargo de ellos debido al cierre de escuelas y la falta de servicios de guardería asequibles".

Por consiguiente, en el informe señala que "los datos recientes apuntan a un aumento masivo de la tasa de desempleo juvenil desde febrero de 2020".

En Canadá, la tasa de desempleo de los hombres jóvenes aumentó en 14,3 puntos porcentuales entre febrero y abril de este año y en 20,4 puntos porcentuales en el caso de las mujeres jóvenes. En Estados Unidos, se disparó del 8,5% al 24% para los hombres jóvenes y del 7,5% al 29,8% para las mujeres jóvenes.

Tendencias similares se observan en Australia, China, Irlanda, los Países Bajos y Suiza.

Mientras tanto, aquellos que han logrado mantener sus trabajos han visto cómo se ha reducido el número de horas de su jornada laboral en un 23%, según la OIT.

Efectos duraderos para los jóvenes

En cuanto a los que todavía se encuentran estudiando, la pandemia también ha provocado trastornos que "podrían afectar a los ingresos de los jóvenes que se han visto obligados a abandonar sus estudios durante toda su vida laboral", según señala el informe.

Con la economía mundial en una espiral descendente, los jóvenes corren el riesgo de sufrir los efectos duraderos y devastadores del desempleo prolongado, también conocido como "efectos de cicatrización".

"Estudios demuestran que entrar en el mercado laboral durante una recesión puede afectar negativamente a la vida laboral de los jóvenes durante una más de una década", indicó la OIT.

La ONU está pidiendo respuestas políticas urgentes y a gran escala para mitigar el impacto a largo plazo de la pandemia en la educación y las perspectivas de empleo de los jóvenes.

"Si no tomamos medidas significativas e inmediatas para mejorar la situación, el legado del virus podría estar con nosotros durante décadas", afirmó el Director General de la OIT, Guy Ryder.

"Si su talento y energía se ven frustrados por la falta de oportunidades, perjudicará nuestro futuro, dificultando la recuperación de la economía tras el coronavirus", advirtió.