Última hora
This content is not available in your region

La OTAN critica el deseo de Donald Trump de recortar soldados militares en bases alemanas

euronews_icons_loading
La OTAN critica el deseo de Donald Trump de recortar soldados militares en bases alemanas
Derechos de autor  Evan Vucci/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La decisión de Donald Trump de reducir la presencia de tropas estadounidenses en Alemania no ha sentado bien a la OTAN. El presidente estadounidense defiende su decisión como castigo a Alemania por no cumplir con sus compromisos financieros con la alianza de seguridad transatlántica.

"Alemania, como saben, lleva mucho atraso en sus pagos a la OTAN, y está pagando un 1%, cuando se supone que debe abonar un 2% del PIB. Y ya de por sí ese porcentaje es muy bajo, debería ser mayor. Desde hace años, deben miles de millones de dólares", afirmaba el presidente estadounidense.

En una entrevista concedida a Euronews, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg ha afirmado que la organización no ha sido ni consultada ni advertida de antemano sobre esta decisión.

"La cuestión de la presencia de EE.UU. en Europa es un tema sobre el que hemos hablado durante mucho tiempo dentro de la OTAN y, yo en particular, en mis conversaciones con Estados Unidos, miembro de la Alianza. Lo que Estados Unidos ha dejado claro es que no se ha tomado ninguna decisión final sobre cómo y cuándo se llevará a cabo esta intención", declaraba a Euronews Stoltenberg.

"También quiero decir que la función de la presencia estadounidense en Europa no es defender a Europa sino defender a Estados Unidos más allá de Europa. Sabemos que muchas de las operaciones de EE.UU. en Irak, en Afganistán, en África, se fraguan en bases estadounidenses en suelo europeo. El Comando Africano de Estados Unidos no está en África, sino en Stuttgart, Alemania", añadía.

La decisión de retirar las tropas no ha sido bien acogida en Berlín. Para algunos es una simple disputa entre el presidente estadounidense y la canciller alemana Angela Merkel. Pero los analistas alertan de que, de materializarse, se pondrá en peligro la estabilidad de la propia alianza militar.