Última hora
This content is not available in your region

El "Paypal alemán" extravía 1.900 millones de euros

euronews_icons_loading
Ex director ejecutivo de Wirecard, Markus Braun
Ex director ejecutivo de Wirecard, Markus Braun   -   Derechos de autor  Matthias Schrader/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El ex director ejecutivo de la empresa de servicios financieros alemana Wirecard, Markus Braun, ha sido detenido por un supuesto fraude de 1.900 millones de euros.

El alto ejecutivo habría "inflado" los ingresos de la empresa para hacerla más atractiva a los inversores. Braun dimitió el viernes después de que una auditoría descubriera que ese dinero, simplemente, no estaba.

"A día de hoy no podemos excluir que Wirecard haya sido víctima de un caso de fraude de enormes proporciones", declaraba Braun en una rueda de prensa.

Wirecard, que llegó a posicionarse al nivel de sus rivales Paypal y Western Union, vio languidecer su valor en bolsa y su imagen desde febrero de 2019, cuando el Financial Times comenzó a hablar de irregularidades en sus operaciones en Asia.

Gunther Friedl, profesor de la Univesidad de Múnich, ve el caso con incredulidad: "No puede ser que una compañía como Wirecard desconozca casi 2.000 millones de euros que están en sus balances. Que necesiten un auditor es inconcebible. Me pregunto cómo funcionaban sus estructuras de control. Al parecer no lo hacían",

La empresa se enfrenta ahora a una reestructuración profunda de su actividad y a negociar líneas de crédito con bancos para evitar bajar la persiana. "Era una start-up que tenía grandes resultados, grandes ingresos, entro en la bolsa como un tiro", explica Daniella Bergholt, experta en bolsa.

Cuando entró en el parqué muniqués, en 2018, la compañía valía 24.000 millones de euros y 2.000 en ingresos. Actualmente opera con 6.000 empleados en 26 sedes en todo el mundo, aunque este modelo puede tener sus días contados. La empresa ha perdido un 85% de su valor en bolsa y algunos analistas aseguran que podría poner en jaque la credibilidad del índice más importante de Alemania, el DAX.