Última hora
This content is not available in your region

Coronavirus | Este sábado reabren los pubs ingleses, pero ya nada será igual

El pub Chandos Arms de Londres prepara su apertura
El pub Chandos Arms de Londres prepara su apertura   -   Derechos de autor  Frank Augstein/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Pedirle a la gente en los pubs ingleses que se mantenga a distancia va a ser difícil después de que hayan tomado algunas de sus bebidas favoritas.

Los gerentes de los pubs y el resto de sectores de la hostelería autorizados tendrán que ser ingeniosos el sábado cuando abran sus puertas a los clientes -siempre y cuando cumplan con los requisitos de seguridad del COVID- por primera vez desde el 20 de marzo, .

El gobierno británico ha sido acusado de ser imprudente al permitir que los pubs abran de nuevo, dadas las altas tasas de contagio y mortalidad por coronavirus y con el precedente de que la reapertura de los bares en países como los EE.UU. ha dado lugar a nuevos brotes. El Reino Unido ha registrado cerca de 44.000 muertes relacionadas con el virus, el tercero detrás de los Estados Unidos y Brasil.

Muchos pubs que han agotado su tesorería en este confinamiento se lanzarán a la aventura de todas formas, aunque todo será muy distinto por la necesidad de garantizar la seguridad de todos: desde inscribir a los clientes al entrar hasta asegurarse de que las mesas estén lo suficientemente separadas como para cumplir las normas de distanciamiento social.

"Estoy nervioso", dijo Are Kolltveit, que dirige el Chandos Arms en el norte de Londres con su esposa Emily. Han cambiado la suerte del pub en los últimos años acercándolo a su barrio, ofreciendo actividades como música en vivo - además de una pinta de cerveza servida con esmero. Fue votado como el mejor local en los Premios Pub Británicos 2019.

Frank Augstein/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Are Kjetil cuelga el cartel recordando las distancias de seguridad contra el virus.Frank Augstein/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

"No será lo mismo, pero haremos todo lo posible para que sea tan bueno como siempre", dijo.

La pandemia es una amenaza existencial para la mayoría de los 37.500 pubs de Inglaterra. Chandos, y muchos otros, se han beneficiado de las medidas del gobierno, en particular de un plan de apoyo salarial que evitó despidos masivos. Alrededor del 90% del personal de los pubs se benefició del plan, según la Asociación de Cerveza y Pub.

La reapertura ofrece esperanza a los gerentes como Kolltveit, pero los márgenes son estrechos.

Kolltveit quiere pensar que la gente respetará las normas, dado que la pandemia sigue activa, y dice que su pub puede sobrevivir durante unos cinco meses sin más ayuda - siempre que funcione al 50% de su capacidad máxima y no haya un segundo pico de contagios o un nuevo cierre de negocios.

"Los mejores pubs son extensiones de la personalidad del propietario y el ambiente del pub va a cambiar mucho, pero creo que los mejores publicans (dueños de pub) encontrarán formas de reinventarlo de alguna manera", dijo Pete Brown, un reconocido escritor experto en cerveza.

Cuando abran de nuevo, los pubs tendrán que garantizar el servicio de mesa, una medida que pone fin a la apreciada tradición de los bebedores ingleses: amontonarse y charlar alrededor de la barra. Los invitados se limitarán a grupos de seis y, cuando sea posible, se sentarán uno al lado del otro para reducir cualquier riesgo de contagio que pueda venir de gritar demasiado alto, demasiado cerca.

Un control de identidad para controlar los contagios que preocupa

Estarán separados por lo menos a un metro y se les animará a tomar otras medidas para mantenerse seguros, como el uso de desinfectantes para las manos. El uso de mascarillas, incluso para el personal, es opcional.

El personal del pub también tendrá que registrar los nombres de los clientes en la puerta - y mantenerlos durante 21 días - para ayudar en los esfuerzos por rastrear los focos de contagio de virus.

Tim Sheehan, copropietario de Franklins, un pub y restaurante en el sudeste de Londres, está molesto por la inclusión de la hostelería en el intento de rastrear y localizar los contagios y se pregunta cómo se supone que van a verificar la salud o la identidad de alguien.

"¿Cuántos Sr. y Sra. Presleys vamos a tener? ¿Y cómo se hace para hacer preguntas personales a la gente?", dijo. "Me da miedo en ese sentido".

También le preocupa que sea "como en Nochevieja" en algunos pubs, particularmente en aquellos que tienen una clientela más joven, y que las pautas de distanciamiento social "salgan por la ventana después de que la gente se haya tomado unos cuantos shandies".

"Estamos llegando a la etapa en la que el consejo es usar esencialmente el sentido común", dijo Jon Cross, un contable de 40 años en el norte de Londres.

"La mayoría de la gente confiará en su local para tomar las decisiones correctas", añadió Cross, quien dijo que con gusto frecuentaría su pub local, The Wrestlers, si no estuviera muy lleno.

Las directrices son las mismas, sea cual sea el tamaño y la disposición del pub. Pero los desafíos son probablemente muy diferentes para un lugar tan grande como The Moon Under Water de JD Wetherspoon en Manchester y un pintoresco pub rural como The George en Burpham, escondido entre una iglesia y una cancha de cricket en el sur de Inglaterra.

Un pilar de la cultura inglesa, especialmente en el medio rural

Los pubs como The George son inherentes al ritmo de su entorno rural. Comienza con una barbacoa al aire libre el sábado, seguida de un tradicional servicio de asado dominical en el interior y al aire libre.

"Desde que el Duque de Norfolk abrió la Estación de Ferrocarril de Arundel en sus tierras en agosto de 1863 no se había producido un evento veraniego más esperado por los habitantes de Sussex que la reapertura de The George", dijo Robert Essex, un ejecutivo de servicios de marketing de 59 años y uno de los habitantes que compró el pub en 2013.

No todo el mundo está reabriendo. El Tollington Arms, un pub cerca del estadio de fútbol del Arsenal en el norte de Londres piensa que el gobierno está ignorando el consejo científico de los expertos y expresó su preocupación por "contribuir a una segunda ola de esta pandemia".

Las próximas semanas juzgarán la decisión del gobierno pero Brown cree que los pubs que respondieron a las necesidades de su comunidad durante el cierre mostrando un "espíritu empresarial" prosperarán, o al menos sobrevivirán.

"Lo he visto con la reivención durante el cierre de los pubs que han hecho cosas como recoger recetas médicas, o hacer entregas a domicilio."