Última hora
This content is not available in your region

Juicio en Francia contra la explotación laboral

euronews_icons_loading
Juicio en Francia contra la explotación laboral
Derechos de autor  Laurent Cipriani/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Las burbujas de champán y los viñedos han perdido algo de su glamour esta semana. En la ciudad francesa de Reims se esta celebrando un juicio por tráfico de seres humanos. Seis personas y tres empresas están acusadas de abusar de inmigrantes, principalmente de origen africano y afgano, que trabajaban en el campo para grandes productores de vino en el verano de 2018. Hay cerca de doscientas presuntas víctimas.

"Se les prometió un trabajo con un salario de 10 euros por hora. Eso no está mal. Se les prometió un período de trabajo de 20 a 30 días. Tampoco está mal. Se les prometió alojamiento, una habitación para dos o tres, nada de qué preocuparse. Y obviamente cuando llegaron allí no fue así en absoluto", asegura Mehdi Bouzaida, abogado del Comité Contra la Esclavitud Moderna.

Algunos fueron reclutados en centro de inmigrantes de toda Francia y fueron trasladados en furgoneta a varios alojamientos en localidades como Orly. Allí, cerca de 80 trabajadores fueron alojados en un hotel en desuso, en condiciones que los investigadores califican como "indignas". Se apilaron más de diez por habitación, con una sola ducha para toda la casa. Y se ha encontrado comida almacenada en el suelo, según el informe policial "

Los trabajadores describen hambre, días de trabajo duro, a veces sin paga y sin contrato. Las uvas cosechadas fueron suministradas a algunos de los mayores productores de champán de Francia. que niegan formalmente cualquier conocimiento de estas prácticas. A ninguno se le han imputado cargos.

El trabajo ilegal es común en muchas regiones agrícolas europeas. Esta es la tercera operación de tráfico más lucrativa del mundo, según el coronel Philippe Thuries, jefe de la Oficina para la Lucha contra el Trabajo Ilegal que dirigió la investigación: "Las personas reclutadas tienen que pagar el transporte, la contratación y la alimentación a quienes las captan, pero también parte del sueldo que reciben va de vuelta a estos intermediarios, cuando los terratenientes - en la mayoría de los casos - pagan los salarios a los que estas personas tienen derecho."

Algunos testigos aseguran que tenían que pagar 25 euros diarios de alojamiento y dietas tras trabajar más de quince horas por menos de noventa euros. La sentencia está prevista para este viernes por la tarde.