Última hora
This content is not available in your region

Europa tiene una asignatura pendiente: la repatriación de los hijos de los yihadistas

euronews_icons_loading
Europa tiene una asignatura pendiente: la repatriación de los hijos de los yihadistas
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Con cuentagotas y con todas las precauciones, las viudas y los hijos de los islamistas que marcharon a Siria empiezan a regresar a Europea.

Entre los últimos se cuentan tres mujeres belgas y sus seis hijos. Ellas han ingresado directamente en prisión. Y los niños se encuentran en un hospital a la espera de que las autoridades les busquen una familia, preferiblemente en su entorno próximo. Pero deben verificar que se dan las condiciones y de que no hay peligro de radicalización.

A nivel europeo, no hay una visión global sobre cómo afrontar la cuestión. “El enfoque europeo es sobre todo un enfoque político. Cada Estado tiene su propio sistema para ayudar a los niños, aunque todos los Estados tienen la obligación de proteger el interés superior del niño”, explica el abogado belga Nicolas Cohen. “Pero a nivel de política europea es donde hay una necesidad real porque hay un vacío respecto a lo que se debe hacer con los niños una vez presentes. Todos esconden la cabeza debajo del ala. Y es aquí donde hay un gran vacío. Se necesita una decisión política, no una solución legal".

Las fuerzas kurdas que dirigen los campos en Siria han pedido la repatriación de todos los extranjeros. Pero a este nivel, la coordinación europea también brilla por su ausencia.

"He estado suplicando durante un año”, afirma Saskia Bricmont, eurodiputada belga del grupo de Los Verdes. “Dada la situación sobre el terreno, dada la dificultad que tienen los Estados miembros de la UE, individualmente, para recopilar pruebas legales, es necesario que haya una organización y una cooperación europea a nivel práctico. Para repatriar a las personas y también para enviar expertos sobre el terreno que puedan trabajar con las autoridades que se encuentran alli”.

Los grupos de derechos humanos dicen que dejar a los niños en Siria representa una amenaza para su salud mental y física. Pero también creen que podría dar lugar a una nueva generación de yihadistas.