Última hora
This content is not available in your region

Miedo y controversia en las elecciones de Galicia y el País Vasco

euronews_icons_loading
Neve Cando es presidenta de mesa en un colegio electoral de Burela
Neve Cando es presidenta de mesa en un colegio electoral de Burela   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Votar este domingo es casi un acto de valentía en Burela, el epicentro del brote de COVID-19 que ha puesto en cuarentena a 70.000 personas en la comarca gallega de A Mariña, en el noroeste de España. Galicia y el País Vasco están celebrando este domingo unas elecciones autonómicas previstas inicialmente para el pasado 5 de abril, pero que se suspendieron debido a los confinamientos para evitar la propagación de la pandemia. La cita transcurre en medio de estrictas medidas de seguridad sanitaria que votantes e integrantes de las mesas electorales aceptan con resignación:

"Mascarilla, pantalla... esto agobia un montón. Está todo muy bien organizado. No hay ningún problema", afirmaba Neves Cando, presidenta de mesa.

Ordizia es la Burela del País Vasco, el lugar en el que se ha registrado un importante rebrote de la pandemia. Aquí también se observan estrictas medidas de seguridad sanitaria y se vive con polémica la decisión de las autoridades electorales de prohibir ejercer su derecho a voto a las personas infectadas por el coronavirus, una medida de excepción destinada a evitar contagios y que ha sido respaldada por el Tribunal Supremo.

"Mi opinión es que (las elecciones) se debían haber aplazado o por lo menos darle la opción de votar a la que no puede hacerlo, pero bueno, hay que cumplir con lo que tenemos y adelante", explicaba un votante en un colegio de Ordizia.

Aunque tanto en Galicia como en el País Vasco los sondeos previos a la consulta auguraban un resultado claro: mayoría absoluta del PP gallego y victoria contundente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), el fantasma de la abstención planea sobre ambas citas electorales dejando espacio a la incertidumbre.