Última hora
This content is not available in your region

Protestas feministas en Polonia ante una posible revocación del Convenio de Estambul

euronews_icons_loading
Protestas feministas en Polonia ante una posible revocación del Convenio de Estambul
Derechos de autor  Czarek Sokolowski/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Miles de personas se han congregado este fin de semana en las calles de Varsovia para protestar contra los planes del Gobierno polaco. Quiere revocar el convenio de Estambul que Polonia firmó en 2012 y que contempla como delito todas las formas de violencia contra la mujer. Algunas de las manifestantes protestaron vistiendo como en la conocida novela distópica "El cuento de la criada".

El Ministro de Justicia polaco defiende su revocación al considerar el acuerdo como "un invento, una creación feminista destinada a justificar la ideología gay". Unas declaraciones que no han sido bien recibidas en Bruselas.

"Se trata de un acuerdo importante, implica la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Es un fénomeno que la sociedad europea no tolera y debemos continuar trabajando juntos para combatirlo", afirma Adalbert Jahnz, portavoz de la Comisión Europea en temas de migración, asuntos internos y ciudadanía.

Sin embargo, desde el partido ultraconservador Ley y Justicia algunas voces niegan que la decisión sea definitiva. Una portavoz afirma que no se han tomado decisiones. No obstante, animan a que el Ministro presente su postura para poder analizarla.

"Hay un intento de crear confusión, pero seamos claros, no hay nada controvertido en una ley que tiene como objetivo principal permitir a las mujeres vivir sus vidas con dignidad, sin violencia. Y si eso crea debate, entonces toda Europa debería presionar al Gobierno polaco para que se adhiera a este convenio", afirma la experta en derechos humanos Iverna McGowan.

Si Polonia renuncia al tratado, las voces más críticas en Bruselas lo verán como una clara señal de que el país intenta una vez más socavar el Estado de derecho y los valores europeos. Pero hasta ahora las llamadas de atención no han surtido efecto. Los movimientos feministas esperan que las protestan sirvan de algo, tal y como ocurrió con la llamada Huelga de las Mujeres en 2016 contra la prohibición del aborto.