Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: Madrid propone introducir los controvertidos pasaportes serológicos

Una calle en el centro de Madrid, España, el martes 28 de julio de 2020.
Una calle en el centro de Madrid, España, el martes 28 de julio de 2020.   -   Derechos de autor  AP Photo/Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

Las autoridades de la capital española reavivaron el debate sobre los llamados pasaportes inmunitarios o serológicos el martes como una forma de evitar la reintroducción de un estricto confinamiento después de imponer nuevas medidas para contrarrestar un brote de nuevas infecciones de COVID-19.

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dijo a los periodistas que la región está desarrollando pasaportes de inmunidad para ser entregados a las personas que se han recuperado con éxito de la enfermedad y tienen anticuerpos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido previamente contra el uso de dicho documento.

Díaz Ayuso dijo que los titulares de pasaportes podrían ignorar las normas de confinamiento y acceder a gimnasios, museos, cines y otros lugares públicos cerrados.

"La clave es que los que no pueden infectar a otros pueden tener una vida normal y tomar precauciones para los vulnerables", dijo Díaz Ayuso.

"Pedimos que se estudie este documento, que nos permita demostrar quiénes en este momento no pueden y no serán contagiados", continuó, y añadió: "Es un modelo que España y otros países deberían exportar".

La medida experimental se pondrá en marcha en septiembre.

No hay consenso sobre los pasaportes de inmunidad

Pero no hay consenso sobre los pasaportes de inmunidad, ni siquiera en España.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dijo a los periodistas el martes por la tarde que "ningún organismo internacional, ni ninguno de los documentos que hemos preparado contemplan este tipo de acciones".

La OMS subrayó en un informe científico publicado en abril que no había pruebas de que las personas que se han recuperado de COVID-19 y tienen anticuerpos estén protegidas de una segunda infección.

Advirtieron entonces que las personas que asumen que son inmunes a una segunda infección pueden ignorar los consejos de salud pública y que los pasaportes de inmunidad podrían en cambio aumentar el riesgo de transmisión continua.

Desde entonces se han publicado varios estudios sobre el tema.

Uno de la Universidad de Ámsterdam avanzó que la inmunidad a la reinfección por coronavirus en humanos puede durar sólo seis meses. Los investigadores argumentaron que si el SARS-CoV-2 - el virus que causa el COVID-19 - se comporta como otras cepas de coronavirus, entonces se puede esperar un patrón similar.

Otro estudio, publicado a principios de este mes por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), descubrió que en las personas que se han recuperado de casos leves de COVID-19, los anticuerpos contra el virus caen bruscamente durante los primeros tres meses después de la infección, disminuyendo aproximadamente a la mitad cada 36 días.

"Los hallazgos plantean preocupaciones sobre los 'pasaportes de inmunidad' basados en anticuerpos, el potencial de inmunidad de rebaño y la fiabilidad de las pruebas de anticuerpos para estimar infecciones pasadas. Además, los hallazgos podrían tener implicaciones para la durabilidad de las vacunas basadas en anticuerpos", señalaron los investigadores en una declaración.

Los casos en España se duplican en una semana

La propuesta de Díaz Ayuso sobre los pasaportes serológicos ocurrió cuando introdujo nuevas medidas locales para detener la propagación del virus tras un reciente aumento de nuevos casos.

El uso de mascarillas es ahora obligatorio en todos los lugares públicos, incluyendo las terrazas al aire libre. Las reuniones sociales, tanto públicas como privadas, se han reducido a 10 personas, mientras que los bares y clubes nocturnos deben cerrar a la 01.30 am.

En los últimos siete días hasta el 27 de julio, se registraron 13.116 nuevos casos en España, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, lo que supone un incremento del 66% respecto a la semana que terminó el 20 de julio.

En Madrid se registraron 1.381 casos, cuando la semana anterior sólo se habían registrado 579.