Última hora
This content is not available in your region

El boom del alquiler de piscinas entre particulares en España: "Hasta 550 euros por día"

El boom del alquiler de piscinas entre particulares en España: "Hasta 550 euros por día"
Derechos de autor  Andre Penner/Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El alquiler de piscinas privadas es uno de los nuevos negocios que se han consolidado este verano debido al coronavirus. Los propietarios están haciendo su agosto. "En una fiesta, por ejemplo, que se hizo en Madrid observamos que alquilaron su piscina a 35 personas, si pagaron 15 euros cada una pues se llegó hasta los 550 euros", apunta Anaïs Ferrández directora de Comunicación de Swimmy.

La compañía de economía compartida de piscinas francesa destaca que el volumen de negocio se ha multiplicado por ocho: "Nosotros llegamos el año pasado a España y había muy poquitas piscinas. Este año hemos tenido veinte veces más alquileres y la demanda general se ha multiplicado por cuatro".

La necesidad de darse un baño ha sido tan alta que en Madrid la plataforma se quedó "sin piscinas en alquiler la segunda semana de junio". Poco a poco, dicen que el aumento de la oferta ha permitido que haya más piscinas que puedan compartirse durante el verano. Aún así Madrid, Sevilla y Valencia tienen un exceso de demanda."Nos sorprendió en un principio que Valencia tuviera esta fuerte demanda, creemos que se debe a los controles en las playas, la parcelación de la arena y porque la gente quiere estar a su aire. En este caso estás en una casa y tienes una privacidad que en una piscina municipal no tienes", señala Ferrández.

Los precios de los alquileres de piscinas también se han disparado

"El año pasado la media de precios era de unos 12 o 13 euros por persona al día y este año la media ronda entre 18 y 20 euros por persona", según Ferrández. La directora de Comunicación de Swimmy destaca que las principales razones son que las piscinas municipales tienen un aforo límite del 30% y unas horas de uso. "Además, que muchas piscinas comunitarias no han abierto y muchos propietarios han puesto su piscina en alquiler porque han ido a su segunda residencia", añade Ferrández.

Swimmy
Algunos de los precios que se encuentran en el portal de anunciosSwimmy

LEE TAMBIÉN | Piscinas para aliviar el confinamiento

Una forma de salir adelante para los propietarios

Doris Arce es propietaria de una de las piscinas que se anuncian en la plataforma en Madrid. Ella se dedicaba al mundo de la publicidad hasta que la pandemia paralizó su negocio. Ahora su trabajo es el mantenimiento de su piscina. "Mi piscina tiene un valor añadido porque funciona con placas solares. La temperatura del agua se mantiene a 22 grados y está en su punto a cualquier hora", destaca Doris. Cobra 15 euros por persona y si consigue meter a 10 personas, puede ganar unos 150 euros por día sin descontar la comisión de la aplicación. Arce también ha implantado una serie de medidas sanitarias: "Soy consciente del Covid y utilizo Sanitol, lejía, gel hidroalcohólico... En el baño no hay toallas, sino que se usa papel".

Sigue las recomendaciones de buenas prácticas que le facilitó la plataforma Swimmy. Entre ellas, la desinfección completa de todo el mobiliario con el que ha tenido contacto el usuario: escalerillas metálicas, tumbonas, mesas, sombrillas, etc. "Respecto al agua, estamos tranquilos porque se sabe que en el agua clorada no hay ningún microorganismo que pueda vivir, salvo nosotros que estamos chapoteando", indica la directora de comunicación de Swimmy.

LEE TAMBIÉN | Coronavirus: ¿Es seguro bañarse en una piscina pública este verano?

Son negocios que están en constante evolución

El nuevo negocio veraniego de alquiler de Doris Arce está en constante adaptación y después de unos días ha decidido incluir en su carta de servicios: cafés y helados. "Yo les pongo una nevera al lado de la barbacoa y ahí meten la carne, las bebidas; pero claro no es un congelador. Así que aunque me lleve tiempo el tema de servirles los helados, lo hago por ellos", apunta Doris que además recalca que desinfecta todo y usa en todo momento guantes y mascarilla para evitar cualquier tipo de contagio.

Actualmente Arce está estudiando ofertas para el próximo mes, que se adapten a la nueva orden de la Comunidad de Madrid que limita el número de personas que pueden participar en las reuniones privadas. Según la nueva normativa comunicada por la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, las reuniones no podrán superar el máximo de diez personas.

LEE TAMBIÉN | La Comunidad de Madrid impone el uso obligatorio de la mascarilla para frenar el coronavirus

Llegar a un buen volumen de usuarios, es lo que le interesa a Doris, que ya piensa en alguna oferta para este mes. Se ha planteado la posibilidad de regalar pases individuales si los usuarios llegan al aforo máximo.

David González es otro de los propietarios que alquila su piscina. Empezó hace un par de semanas con el negocio del alquiler de su piscina, pero a pesar del gran volumen de peticiones las reservas son pocas. "De momento llevo dos en 10 días", señala. Está a 20 kilómetros de Barcelona en Cataluña, uno de los sitios donde se están detectando los principales focos de rebrotes de coronavirus en España. Por eso, en muchas de las peticiones le expresan su preocupación por el tema del coronavirus "por ejemplo, porque quieren tener a sus padres que son perfil de riesgo y pues, aunque intentamos tener todo limpio me imagino que aún hay miedo".

Respecto a otros suplementos que puede ofrecer, él incluye el de barbacoa y toallas. Concluye que es una "forma de sacar dinero de una casa que a lo mejor no usas tanto como antes y que igualmente tienes que mantener".

Un usuario muy variado

El coronavirus ha propiciado que este tipo de aplicaciones se usen para todo, según Swimmy: "celebraciones familiares, despedidas de soltero, reuniones de antiguos alumnos, etc."

Isabel Llerena
Familia de Isabel Llerena en la piscina privadaIsabel Llerena

Isabel Llerena ha repetido hasta tres veces en la piscina de Doris. Prefiere el plan tranquilo y familiar de ir a una piscina privada. Reconoce que es más caro pero le compensa: "estas solamente tú con tu familia es privacidad total. No se nota que esté la propietaria en la casa". No quiere correr el riesgo de llevar a sus hijos a una piscina municipal debido al coronavirus. Llerena ha ido primero con la familia de ella, luego con los familiares de su marido y otra vez con amigos. "Cada vez que vamos hacemos barbacoa". Piensa repetir una cuarta vez.

Victoria Landín reservó con otras 5 amigas una piscina para hacer una fiesta de despedida de soltera. "Estuvimos buscando casas rurales y como estaba complicado decidimos coger eso", señala Landín. Era uno de los planes que tenían preparados para la despedida. Comieron y pasaron la tarde. Reconoce que el servicio es caro en comparación con ir a una piscina municipal. Pagaron 114 euros. "Me parece caro pero con la privacidad que tienes y para una ocasión especial lo pagaría. Además el dueño de la casa tenía una zona con mesas. Teníamos una zona por si queríamos jugar al futbol o al ping pong. Es prácticamente como alquilar una casa rural", destaca Landín.

Estados Unidos, Francia y España son los mercados más amplios del alquiler de piscinas

Estados Unidos es la guinda del pastel con más de 11 millones de piscinas privadas, pero en Europa los países con más piscinas son Francia y España. "Allí es adónde vamos a dirigir nuestro negocio", destaca Anaïs Ferrández, directora de Comunicación de Swimmy. Según la Federación de Piscinas Francesa, en Europa en primer lugar está Francia. En el país hay alrededor de 2'7 millones de piscinas privadas. En España la cantidad asciende a 1'5 millones de piscinas privadas y en Alemania rondan el millón. Mientras que Italia queda en quinto lugar con cerca de 600.000.