Última hora
This content is not available in your region

Australia toma medidas tras los rebrotes producidos por el sexo en los hoteles de aislamiento

Confinamiento en Melbourne
Confinamiento en Melbourne   -   Derechos de autor  William West /AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Melbourne lucha desde hace semanas contra una segunda ola de COVID-19

Para contener el rebrote, las autoridades están endureciendo aún más el cierre: los pubs, hoteles y muchas tiendas tendrán que permanecer cerrados a partir del miércoles. Se está pidiendo a la población que trabaje desde sus casas.

Las nuevas medidas se mantendrán durante seis semanas.

Desde el fin de semana, los habitantes de Melbourne sólo pueden ir de compras una vez al día y no pueden hacer más de una hora de deporte al aire libre, en un radio de cinco kilómetros alrededor de sus casas.

Hasta diez muertes cada día

El lunes el número de nuevas infecciones aumentó en 429, según las autoridades sanitarias hay actualmente unos 6500 casos. Los hospitales están trabajando al máximo de su capacidad.

Entre seis y diez personas mueren de Covid cada día. La situación ha empeorado en las últimas dos semanas. El estado de Victoria ha sido el más afectado.

Sexo en la cuarentena

Las fronteras han estado cerradas durante algún tiempo.

Pero poco a poco los veraneantes australianos están regresando de sus vacaciones de invierno. Tienen que entrar en una cuarentena de 14 días a su llegada, en hoteles designados.

Pero algunos de ellos aparentemente tuvieron relaciones sexuales con el personal de supervisión de allí, quienes luego propagaron el virus más allá de Melbourne y sus alrededores. Según la emisora pública ABC, unos 31 casos pueden atribuirse solo al Hotel Stamford Plaza.

Mala información

Mientras que los agentes de policía están de servicio en los hoteles del estado de Nueva Gales del Sur, Victoria transfirió el control de la cuarentena a empresas de seguridad privadas. La BBC informa que su personal no ha sido instruido suficientemente. Al parecer, también había una falta de ropa de protección.

El primer ministro del Estado de Victoria, Daniel Andrews, anunció una investigación de los incidentes.