Última hora
This content is not available in your region

Detenidos y golpeados: la represión de las protestas en Bielorrusia alarma al mundo

euronews_icons_loading
Detenidos y golpeados: la represión de las protestas en Bielorrusia alarma al mundo
Derechos de autor  Markus Schreiber/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Naciones Unidas ha condenado la violenta represión de las autoridades bielorrusas contra los manifestantes después de que el presidente Alexander Lukashenko se adjudicara una victoria aplastante en la votación del domingo.

Nos acercamos a un centro de detención en la capital, Minsk, donde las familias han estado esperando sin descanso noticias de sus seres queridos. "Dónde, qué... No sé nada", dice una mujer. Su hijo desapareció el lunes.

Le preguntamos si sabe si está aquí. "Sí. Me enteré ayer y le traje algunas cosas, pero no me dejan dárselas", lamenta.

Se ha informado de que las condiciones de las personas atrapadas en los centros de detención de Bielorrusia son nefastas. El video mostrado que ha sido verificado por nuestra redacción de redes sociales 'The Cube' muestra a los manifestantes detenidos en el centro de detención "Oktyabr'skoye" en Minsk.

No hay suficiente agua. Sufren violencia física. Son golpeados

Los reportes y las fotografías de abusos físicos contra los que salen a la calle han inundado las redes sociales en el país, donde las organizaciones de derechos humanos no dan abasto para llevar la cuenta de las violaciones cometidas.

"En una celda donde normalmente están detenidas 5 o 7 personas, hay 50, 70 personas. Todos están de pie, no pueden sentarse. No hay suficiente agua. Sufren violencia física. Son golpeados cuando los detienen, son golpeados cuando los llevan a la estación local, son golpeados en los centros de detención y son golpeados cuando los liberan", asegura el Jefe del Centro de Derechos Humanos Vyasna Ales Belyatski.

Los hombres detenidos son desnudados en el cuarto de control, se les obliga a caminar por el pasillo llevando sus ropas y a arrodillarse frente a una pared. Si se quejan, les golpean

Inna Dobrotvor fue testigo de esos abusos. La profesora de inglés fue acorralada el día de la votación cuando intentaba presentar una queja en una oficina de la comisión electoral regional exigiendo un recuento de los votos. Terminó pasando dos días detenida en un centro donde asegura que los manifestantes fueron trasladados en masa.

Lo que vio allí no se le va de la cabeza. "Los hombres detenidos son desnudados en el cuarto de control, ni siquiera pueden conservar sus zapatos. Luego se les obliga a caminar por el pasillo llevando sus ropas y a arrodillarse frente a una pared. Si se quejan, les golpean", relata.

El presidente de Bielorrusia Aleksander Lukhashenko ha acusado a los manifestantes en su contra de tener "largos historiales de antecedentes penales". Sin embargo, han sido las imágenes de las tácticas utilizadas por la policía para dispersar a los manifestantes las que han causado alarma en todo el mundo.

El responsable de derechos humanos de la ONU dijo que las autoridades bielorrusas deben usar la fuerza como último recurso. Y la UE condenó lo que describió como violencia estatal "desproporcionada e inaceptable" contra manifestantes pacíficos, y pidió la liberación inmediata de los manifestantes.

Pero por ahora, esas llamadas a la tranquilidad parecen haber caído en oídos sordos para desesperación de aquellos que no tienen otra opción que esperar.