Última hora
This content is not available in your region

Clamor femenino contra Lukashenko en Bielorrusia

euronews_icons_loading
Euronews
Euronews   -   Derechos de autor  Mujeres en las calles de Minsk
Tamaño de texto Aa Aa

Las mujeres están tomando las calles de la capital bielorrusa. Son ellas las líderes de las protestas en Minsk y, según dicen, también quienes pueden llevar el cambio al país tras la criticada victoria de Alexander Lukashenko.

"Nuestro presidente dijo que nuestra Constitución no está hecha para las mujeres y que las mujeres aquí sólo pueden servir al Gobierno, servir a los hombres .Que no tenemos fuerza, conocimiento o la posibilidad de gobernar. Supongo que el símbolo de tres mujeres mostró que tenemos la fuerza y la voz. Somos iguales y en algunos casos creo que somos aún más fuertes", asegura una manifestante.

Las elecciones en Bielorrusia rara vez habían estado tan polarizadas. Durante los últimos 26 años, Aleksander Lukashenko ha sido el vencedor en unos comicios en los que muchos en el país se niegan a participar, al considerar que las elecciones no son libres ni justas.

Este año, Lukashenko, que ha dicho repetidamente que Bielorrusia no estaba preparada para que una mujer alcanzara la presidencia, ha tenido como gran rival a una coalicion formada, precisamente, por tres mujeres que han encarnado la exasperación de los bielorrusos con el Gobierno.

Maria Kolesnikova es la única que queda en el país, después de que sus dos compañeras de campaña huyeran por motivos de seguridad.

Kolesnikova dice que no se va a ninguna parte, ya que su misión no ha terminado aún: "Vamos a seguir insistiendo en la celebración de elecciones libres y justas, en la liberación de todos los presos políticos, entre los que se encuentran nuestros amigos y seres queridos, y vamos a crear una plataforma para apoyar a los que sufrieron en las protestas."

Amnistía Internacional ha acusado a las autoridades de atacar a las mujeres durante una campaña en la que los activistas informaron de que habían sido amenazados con violencia sexual y de que sus hijos estaban siendo protegidos.

Según Kolesnikova, las cosas están siendo diferentes entre la población: "Siento un gran apoyo del pueblo bielorruso. La gente me ve en las calles, me aplaude, me abraza... y yo les devuelvo el abrazo. Sé que juntos podemos cambiar Bielorrusia para mejor.·

Los manifestantes de este jueves dijeron que estas elecciones demostraron que las mujeres pueden hablar en nombre de Bielorrusia y después de 26 años de silencio parecen decididas a aprovechar la oportunidad de hacer oír su voz.