Última hora
This content is not available in your region

La victoria electoral de Lukashenko es cuestionada por la oposición

euronews_icons_loading
Lukashenko votando
Lukashenko votando   -   Derechos de autor  SERGEI GAPON/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Incluso antes de que los colegios electorales de Bielorrusia cerraran completamente, la televisión estatal había declarado que Alexander Lukashenko había ganado su sexto mandato consecutivo.

El mandatario ha ganado todas las elecciones desde 1994 y los sondeos oficiales a pie de urna afirman que lo ha vuelto a hacer con más del 79% de los votos.

La tarde del domingo al emitir su voto, Lukashenko emitió una advertencia a la oposición.

"Si van a ir en contra de nuestro país o incluso en el más mínimo intento de hundir el país en el caos y desestabilizarlo, recibirá una respuesta inmediata de mi parte", aseguró.

Su principal contricante, Svetlana Tijanóvskaya, solo ha logrado conseguir el 6% de los votos, según el escrutinio oficial. Afirma que el proceso electoral está amañado.

Esta profesora de inglés de 37 años entró a la carrera electoral luego de que su marido, un excandidato, fuera encarcelado. El apoyo hacia Tijanóvskaya fue masivo hasta el último día, lo que la convirtió en blanco de amenazas veladas.

En la antesala de los comicios, las fuerzas de seguridad de Lukashenko comenzaron a detener a simpatizantes de la oposición en plena luz del día. Se detuvo al menos 8 colaboradores de la campaña electoral de Tijanóvskaya.

Los analistas se preguntan si estas imágenes cambiará la opinión pública.

"Los de la derecha y los de la izquierda camparten la idea de que Lukashenko debe abandonar el poder. No ha habido libertades en Bielorrusia durante un cuarto de siglo, 26 años. Pero sólo una pequeña parte de la sociedad estaba preocupada por esto hasta hace muy poco", dijo Valery Karbalevich, analista bielorruso.

El resultado de las elecciones no es sorpresa para nadie ni la denuncias de fraude, que ya muchos alertaban desde antes del domingo. Lukashenko habia asegurado que nunca dejaría el poder.