Última hora
This content is not available in your region

"El veneno desgraciadamente forma parte de la política rusa" dice un socio de Navalni

euronews_icons_loading
"El veneno desgraciadamente forma parte de la política rusa" dice un socio de Navalni
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Alexei Navalni continúa grave en la UCI de un hospital de Siberia mientras aumenta la polémica en torno a su supuesto envenenamiento.

Los responsables médicos del centro afirman que no hay pruebas de toxicidad en el organismo del líder opositor ruso.

"Un médico que también es político"

Un aliado de Navalni, Konstantin Jankauskas, ha contado a Euronews una versión bien diferente.

"El problema es que Alexandr Mujarovski, el director del hospital, no es solo médico, sino que también es un político, un miembro del partido de Putin Rusia Unida. Y creemos que es un asunto político más que de la salud de Alexei. Está retenido como prisionero durante varios días para esconder con qué veneno ha sido envenenado, para que el veneno salga de la sangre y la investigación no encuentre nada".

La petición oficial enviada al Kremlin del traslado de Navalni a Alemania

**Sospechas, solo sospechas, dice el Kremlin

**

Pero el portavoz del presidente ruso Vladímir Putin Dimitr Peskov dice que no hay confirmación sobre si ha sido o no envenenamiento y que solo se puede hablar de simples sospechas.

"Las sospechas siguen siendo solo sospechas sobre que fuera un envenenamiento. Esto tiene que ser confirmado en un laboratorio, tenemos que esperar los resultados del test".

No es la primera vez que se asocia el veneno a episodios sufridos por opositores del Kremlin.

"El veneno es una cuestión que forma parte de la política rusa, con miembros de la oposición envenenados a veces y amenazados", se lamenta Jankauskas. "El más famoso, el caso de Litvinenko, que murió por envenenamiento. EL veneno es parte de la política e Putin, desgraciadamente".

Este opositor también subraya que el café del aeropuerto de Omsk donde supuestamente se produjo el envenenamiento cerró justo después de que Navalni subiera al avión.

A los empleados del aeropuerto se les ha prohibido hablar con la prensa.