Última hora
This content is not available in your region

La difícil protección frente al coronavirus de los inmigrantes en Grecia

euronews_icons_loading
La difícil protección frente al coronavirus de los inmigrantes en Grecia
Derechos de autor  MSF
Tamaño de texto Aa Aa

Médicos sin Fronteras (MSF) ha estado apoyando a los refugiados e inmigrantes que llegan a Lesbos desde 2008 y durante los últimos seis meses también ha tratado de protegerlos frente a la covid-19.

A cientos de ellos se les ha tomado la temperatura y se les ha hecho la prueba, pero la batalla para mantener a los refugiados a salvo ha chocado con muchos obstáculos ya que siguen viviendo en condiciones miserables, como detalla Christina Psarr, directora de MSF en Grecia: "Doscientas personas usan un inodoro o 600 personas tienen sólo una ducha. En Moria, hemos identificado al menos de 925 a 1000 personas que cumplen los criterios de vulnerabilidad. Estas personas deberían haber sido aisladas en áreas exteriores o tener un mecanismo de protección y estar aisladas dentro del campamento"

Mientras tanto, muchos de los refugiados que huyen de las islas tienen que vivir en las calles del centro de Atenas. El motivo es que a aquellos a los que se les ha concedido asilo ya no tienen derecho a beneficios o alojamiento. En la ciudad no hay medidas de protección contra el coronavirus y la lucha por la supervivencia parece ser más importante que la salud pública.

Algunos de los refugiados no pueden contener sus lágrimas. Es al caso de Mahgul Alizade, que procede de Afganistán y que denuncia que "nos sentimos desprotegidos del virus. Pero, ¿qué podemos hacer? Desde Moria, Lesvos, nos encontramos sin hogar en una plaza. Esperaba algo mejor cuando dejé Afganistán. Tengo tres hijas en mi tierra natal y no sé si volveré a verlas. Siento que nadie se preocupa por nosotros y no sabemos qué hacer."

La situación que vive un compatriota suyo, Habib Qader, tampoco es sencilla: "No tengo dinero; no puedo alquilar una casa en Atenas. Nos dijeron que podemos mudarnos a un campamento cerca de la ciudad, pero hasta donde sé, no hay tiendas allí y no hay espacio libre. Es como esta plaza, una vez más tenemos que dormir en el suelo".

Para los refugiados que viven en los campamentos y en la Plaza Victoria, el distanciamiento social y la higiene personal adecuada son un lujo. El Gobierno griego afirma que está tomando todas las medidas necesarias para mantener el virus a raya en los centros de refugiados.