Última hora
This content is not available in your region

La UE sufre para evitar que los Estados miembros actúen unilateralmente en las fronteras

euronews_icons_loading
La UE sufre para evitar que los Estados miembros actúen unilateralmente en las fronteras
Derechos de autor  Daniel Cole/AP
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que los casos de coronavirus aumentan, las fronteras se cierran incluso en el seno de la Unión Europea. Ya sucedió en marzo, cuando la pandemia tomó a todos por sorpresa.

Ahora, Alemania, que ostenta la presidencia rotatoria de la UE, quiere evitar que ocurra de nuevo. Considera fundamental preservar la libre circulación de personas y mercancías para salvar la economía.

Pero algunos países han empezado a tomar decisiones unilateralmente. Hungría, desde el martes, prohíbe la entrada a los extranjeros, incluidos los europeos. Dinamarca está limitando la entrada a los ciudadanos no daneses en función de las tasas de infección. Y Finlandia ha reintroducido controles a varios países de la UE como España y Francia.

También existe preocupación por la falta de coordinación a nivel europeo sobre quién debe someterse a una cuarentena y quién a una prueba PCR. Y muchos Estados miembros están estableciendo sus propios criterios.

El hecho de que algunos gobiernos actúen privilegiando los intereses nacionales, no sólo socava el espacio Schengen, también cuestiona lo que significa ser ciudadano de la UE.

“Hay varios Estados miembros que no están respetando la obligación de no discriminar a los ciudadanos y a las familias de la UE que tienen derecho a desplazarse y a residir en otro país. También hay nacionales de terceros países que tienen derecho a moverse dentro de la UE”, explica Sergio Carrera, analista del CEPS. “Y hay reglas muy claras en el código de fronteras de Schengen. Incluso si está previsto que los gobiernos tienen la posibilidad de reintroducir los controles, estos deben basarse en hechos y deben actuar de manera proporcional”.

Y muchos eurodiputados están de acuerdo:

“El Parlamento quiere más poder en las emergencias sanitarias, que se tomen decisiones a nivel central, en la Unión Europea, no como ahora”, afirma Brando Benefei, eurodiputado italiano del grupo Socialista.

“Es muy importante para todos y cada uno de los ciudadanos europeos, independientemente de que vengan de una región pequeña, o grande, o de la capital... que cuando quieran viajar y hacer negocios, tengan previsibilidad, información. Y nosotros tenemos que asegurar eso", añade Eva Maydell, su colega búlgara del grupo Popular.

Pero las cuestiones sanitarias siguen siendo una competencia de los Estados miembros, y los esfuerzos de coordinación de la Unión Europea sufren para imponerse.