Última hora
This content is not available in your region

Bruselas rechaza de plano los cambios que Londres propone para el Brexit

euronews_icons_loading
Bruselas rechaza de plano los cambios que Londres propone para el Brexit
Derechos de autor  Kirsty Wigglesworth/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Londres ha lanzado dos torpedos contra la línea de flotación del Brexit.

En vísperas de una nueva ronda de negociaciones, el primer ministro Boris Johnson ha hecho saber que podría surprimir una parte clave del acuerdo de salida: la relativa a Irlanda del Norte.

Y también ha explicado que si no se alcanza una acuerdo de aqui al 15 de octubre sobre el capítulo comercial, habrá que renunciar a él y "pasar a otra cosa".

“No estamos marcandonos un farol", ha explicado George Eustice, secretario de Estado de Medioambiente de Reino Unido. "El Primer Ministro siempre ha sido claro. Fue claro durante las elecciones y lo ha sido después. Haremos todo lo posible para lograr un acuerdo de libre comercio en la misma línea que Canadá, pero en ausencia de un acuerdo, saldremos y no ampliaremos el período de transición”.

En Bruselas, la sugerencia de introducir cambios en el Acuerdo de Salida ha provocado enfado, pero siguen abiertos al dialogo. "Confío en nque el gobierno británico implementará el Acuerdo de Salida", ha tuiteado Ursula von de Leyen, presidenta de la Comisión Europea. "Es una obligación segun la legislación internacional y un prerrequisito para cualquier acuerdo de futuro".

También hay preocupación entre los políticos irlandeses. “Ya tenemos un acuerdo que se llama Acuerdo de Salida, que ha sido aprobado por Westminster. La Cámara de los Comunes y la de los Lores lo han votado, por lo que es un acuerdo internacional vinculante. Así que no veo cómo se pueden romper acuerdos con amenazas políticas", explica Billy Kellagher, eurodiputado irlandés del grupo Liberal.

“Un acuerdo internacional, los tratados internacionales, tienen que ser respetados y prevalecen sobre cualquier legislación nacional que cualquier país pueda aprobar", ha insistido Leo Varadkar, primer ministro de Irlanda. "Este acuerdo existe para asegurarnos de que no veremos la aparición de una frontera dura entre el norte y el sur, algo que todos queremos evitar”.

Las negociaciones comerciales sobre el Brexit están estancadas, por lo que la posición británica parece destinada a doblegar a Bruselas para que haga más concesiones. Pero también hay quien teme que Londres podría estar preparando a sus ciudadanos para un Brexit sin acuerdo..