Última hora
This content is not available in your region

La Unión Europea busca respuestas al desafío turco en el Mediterráneo oriental

euronews_icons_loading
La Unión Europea busca respuestas al desafío turco en el Mediterráneo oriental
Derechos de autor  HANDOUT/AFP   -   Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La tensión en el Mediterráneo Oriental entre Turquía, Grecia y Chipre se han convertido en un desafío para la diplomacia europea.

La idea de imponer sanciones a Ankara está sobre la mesa, pero es un tema que divide.

"No disponemos de mucho tiempo, si no hay un cambio, si no hay indicios claros de que la crisis se disipa, de que Turquía da marcha atrás, es muy probable que la Unión Europea adopte sanciones. Es casi inevitable", explica Ian Lesser, analista del Brussels German Marshall Fund.

Las múltiples facetas de Turquía complican la ecuación: el país es candidato a la integrar la Unión Europea, ha firmado un pacto migratorio con Bruselas y es miembro de la OTAN.

"Se están produciendo cambios en la política turca que explican lo que está ocurriendo", añade Lesser. "Turquía se encuentra en un momento en el que por diversas razones, internas pero no sólo, trata de proyectarse como la potencia más importante de la región, ya sea en Siria, en Libia, y cada vez más en el Mediterráneo oriental y en el Egeo".

La Unión Europea se ha solidarizado con Atenas. Pero hay enfoques diferentes. Países como Alemania defienden el diálogo, mientras que otros como Francia han reforzado su presencia militar en la zona.

En la próxima sesión plenaria del Parlamento Europeo, la cuestión debería debatirse. Y el ponente, Nacho Sánchez Amor, considera necesario adoptar un enfoque fuerte.

"Tenemos que ser muy claros. Para la UE es una situación decepcionante porque de un país candidato cabe esperar que, más lentamente o más rapidamente, se vaya acercando. Pero aparentemente Turquía ha tomado otro camino y sigue alejándose de los estándares de la Unión Europea, de las políticas de la UE y de los intereses de la UE. Y además lo está haciendo de tal forma que involucra al ejército", comenta el eurodiputado socialista Sánchez Amor.

Los eurodiputados apoyan al Alto Representante, Josep Borrell, quien ha pedido diálogo a Turquía, al tiempo que le exige que se abstenga de adoptar medidas unilaterales que podrían avivar las tensiones en el Mediterráneo oriental.

"Básicamente hay dos escenarios posibles para Turquía ante esta situación: participar en el diálogo y retirar las fuerzas militares de las aguas en disputa, o mantener la presencia militar en la zona incrementando el riesgo de un incidente real", concluye Sánchez Amor.

Los jefes de Estado y de Gobierno analizarán la situación el 24 de septiembre y, hasta entonces, la diplomacia se mantedrá extremadamente activa para tratar de encontrar una solución dialogada.