Última hora
This content is not available in your region

Tensión en el caso Navalni: Rusia pide participar en la investigación alemana

euronews_icons_loading
Tensión en el caso Navalni: Rusia pide participar en la investigación alemana
Derechos de autor  Dmitri Lovetsky/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Tras 19 días en el principal hospital alemán, el opositor ruso Alexéi Navalni continúa ingresado, mientras Alemania arroja más sospechas sobre su envenenamiento.

Exige a Rusia que responda a "las difíciles preguntas" que plantea el caso Navalni. A lo que Moscú ha contestado rechazando cualquier implicación y pidiendo al país participar en la investigación que Berlín lleva a cabo.

Alemania no se cierra a la posibilidad de dar información a Rusia si tiene el consentimiento del opositor.

"Estamos obligados a "investigar", pero resulta que todos los que fueron con Nalvani a Alemania se están quedando en el país. Esto no es agradable y nos lleva a cuestionar ciertas cosas. Por lo tanto, mirando por su propio interés, Alemania debería proteger su reputación y proporcionar toda la información necesaria para arrojar luz sobre sus acusaciones absolutamente infundadas", ha asegurado Sergei Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores ruso.

Rusia quiere "preguntas adicionales"

Lo que pide Rusia es poder "hacer preguntas adicionales y aclaratorias" sobre lo sucedido al líder opositor. Por su parte el Gobierno alemán le exige una respuesta con respecto al envenenamiento y asegura que no está dispuesto a esperar meses.

Paralelamente Moscú ha iniciado su propia investigación y la policía rusa ha reconstruido los pasos de Navalni antes del suceso. También interrogaron a seis personas que acompañaron al líder opositor durante su viaje y tratan de establecer el paradero de todos los pasajeros que estaban en el mismo vuelo que Navalni y con uno de sus médicos.

Aún así las autoridades rusas mantienen la postura de sus propios médicos, que niegan que Navalni hubiera sido envenenado, niegan cualquier implicación en lo que Berlín ha calificado de "crimen".