Última hora
This content is not available in your region

Johnson hace oídos sordos a la oposición y continúa con su pulso a la Unión Europea

euronews_icons_loading
Johnson hace oídos sordos a la oposición y continúa con su pulso a la Unión Europea
Derechos de autor  Matt Dunham/2019 The Associated Press
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de la presión, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, no se rinde. Sigue adelante con el proyecto de Ley que modifica el Acuerdo de Retirada sobre el Brexit y el Parlamento británico ha empezado a debatirlo.

Un nuevo pulso parlamentario. Dos de sus predecesores, el laborista Tony Blair y el conservador John Major se oponen. Y no son los únicos, el enviado especial para la Libertad Religiosa del Gobierno británico, Rehman Chishti, ha anunciado su dimisión al discrepar con el proyecto de Ley . En su opinión quiebra "unilateralmente" los "compromisos legales" adquiridos por este país.

Además, varias figuras destacadas han expresado públicamente su desacuerdo, entre ellas, el ex primer ministro David Cameron:

"Aprobar una ley del Parlamento para romper una obligación contractual internacional es lo último que debería contemplarse, sin ninguna duda debe ser el último recurso. Así que tengo mis reservas sobre la propuesta. Y por supuesto, el panorama general es que estamos en una negociación vital con la Unión Europea para conseguir un acuerdo. Creo que tenemos que tenerlo en cuenta, porque ese es el objetivo".

Bruselas en cólera

Desde casa piden frenar el nuevo intento rupturista del Gobierno británico y en Bruselas exigen en que Johnson asuma responsabilidades.

Los funcionarios de la Unión Europea están perplejos ante las noticias publicadas por la prensa británica. Especialmente un artículo escrito por el propio Boris Johnson, que decía que la Unión Europea podría establecer un bloqueo comercial entre Inglaterra e Irlanda del Norte como parte del Acuerdo de Retirada.

La ley pretende reemplazar mecanismos del protocolo aduanero en Irlanda del Norte, firmados y acordados el pasado enero entre las partes.

Con esta propuesta, Reino Unido se juega su credibilidad internacional si reniega del acuerdo del Brexit, aún así se espera que el Gobierno británico gane la primera ronda de votaciones en la Cámara de los Comunes.