Última hora
This content is not available in your region

Bruselas en cólera contra Boris Johnson por abrir un nuevo frente con el Brexit

euronews_icons_loading
Tony Blair y John Major, dos ex primeros ministros británicos contrarios al proyecto de ley
Tony Blair y John Major, dos ex primeros ministros británicos contrarios al proyecto de ley   -   Derechos de autor  Matt Dunham/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Vuelve el Brexit a la Cámara de los Comunes para debatir desde este lunes la última ocurrencia del primer ministro británico, Boris Johnson.

Un nuevo proyecto de ley que modificaría en parte los términos del acuerdo firmado con la Unión Europea (UE), respecto a la circulación de mercancías con Irlanda del Norte.

Insatisfecho con el protocolo establecido en el acuerdo del Brexit está dispuesto incluso a violar el derecho internacional, como ha reconocido abiertamente.

Un protocolo que garantiza a Irlanda del Norte permanecer en territorio aduanero del Reino Unido, y beneficiarse al mismo tiempo del mercado único.

Dos ex primeros ministros británicos como Tony Blair o John Major han puesto el grito en el cielo.

El acuerdo de salida del Reino Unido será aplicado íntegramente, recuerda el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tras hablar con el primer ministro irlandés, asegurando la paz y la estabilidad en Irlanda.

Es hora de que el Gobierno británico asuma sus responsabilidades. La credibilidad internacional de la firma del Reino Unido está en juego, ha comentado en su cuenta de Twitter.

"Él (Boris Johnson) y los políticos en el Reino Unido y los políticos en Irlanda, tenemos la única obligación de proteger a los ciudadanos a quienes servimos, nuestro medio de vida, nuestro trabajo y jugar a la política con esto sencillamente no es una opción", ha manifestado el primer ministro irlandés, Micheal Martin.

Aunque el proyecto de ley ha recibido críticas, incluso entre los propios conservadores británicos, los ministros cierran filas. Hablan de una póliza, de un seguro por si fallan las negociaciones.

"Le puedo asegurar que lo que estamos haciendo está en consonancia con, y que es la más honorable de las tradicionales del Estado británico, con alertar a todos de la posibilidad de un problema, legislando para preparanos nosotros mismos a nivel nacional para eso. Pero aún no estamos en esa circunstancia y no tenemos que estarlo", ha dicho el ministro de Justicia británico, Robert Buckland.

La frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda sigue siendo el escollo que amenaza el último capítulo de las negociaciones entre Londres y Bruselas.