Última hora
This content is not available in your region

Reino Unido desbordado ante el aumento de casos de coronavirus y la falta de test suficientes

euronews_icons_loading
Reino Unido desbordado ante el aumento de casos de coronavirus y la falta de test suficientes
Derechos de autor  Matt Dunham/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Los casos de coronavirus aumentan imparablemente en Reino Unido y muchos ciudadanos se preguntan por qué no se están haciendo todas las pruebas que se debieran. El Gobierno ha tenido que reconocer que actualmente hace frente a "desafíos operativos".

Toni Borrow es profesora de educación física, y la semana pasada comenzó a sentir los síntomas de la COVID-19. No entiende como el Gobierno no se ha preparado para algo que, ya alertaban los expertos, sucedería a partir de septiembre:

"Es de sentido común, si sabes que se acerca el invierno", se lamenta Borrow, que desvela que "traté de hacerme una prueba, lo intenté durante todo el día, y fue imposible. Incluso me dijeron que tenía que ir a Escocia".

Lee: Boris Johnson prepara a Reino Unido para unos meses "muy duros"

Una misión imposible

Toni Borrow no es la única. Las quejas sobre la falta de test han sido generalizadas, así como las largas distancias que hay que recorrer para conseguir hacérselos. Para comprobarlo, nos desplazamos hasta Greenwich, donde hay un centro de pruebas, para ver si es posible hacernos un test de COVID-19.

Una vez en el recinto nos cruzamos con Sheila, que sale de intentar hacerse un test. No ha habido suerte: "Me voy, porque durante 48 horas he estado intentando hacerlo online y no ha habido manera en absoluto. No puedo llamar a ningún número de teléfono ni nada por el estilo. Lo he intentado por internet y nada, solo me dicen que está ocupados y eso es todo. Una vez aquí me han recomendado que siga intentándolo", nos cuenta resignada.

Desde la oposición también lamentan la falta de previsión del Gobierno. El laborista Jon Ashworth, secretario de Salud en la sombra, recuerda las muchas advertencias que se hicieron a lo largo de los últimos meses al ejecutivo de Boris Johnson:

"Nuestro Gobierno tiene que hacerlo mejor", exige Ashworth. "Cometimos grandes errores la primera vez, y ahora nos enfrentamos a una segunda ola. No queremos también una segunda ola de errores ministeriales".

Desde el 10 de Downing Street, donde hace escasos días reconocieron estar esperando cerca de 50.000 casos diarios para octubre ya se han comprometido a aumentar para entonces el número de test, hasta el medio millón cada día. El ciudadano británico, a estas alturas, prefiera optar por la cautela.