Última hora
This content is not available in your region

Covid-19: médicos y enfermeros de Madrid se movilizan por el colapso de la Atención Primaria

Protesta de sanitarios en Madrid este 15 de septiembre
Protesta de sanitarios en Madrid este 15 de septiembre   -   Derechos de autor  Manu Fernandez/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

“El sistema está colapsado, si en las próximas dos semanas seguimos así esto se va a pique”. Natividad Gil García no oculta su desesperación por la emergencia que vive la Atención Primaria en Madrid, el principal foco de Covid-19 en España con cerca de 175.000 contagios desde el inicio de la pandemia y casi 9.000 fallecidos, de ellos 115 solo en la última semana.

Gil trabaja como pediatra en el centro de salud Monóvar, en un barrio de la capital en el que la incidencia acumulada de coronavirus se sitúa por encima de los cuatrocientos casos por cada 100.000 habitantes. Aunque otras zonas de la ciudad prácticamente duplican esa cifra, la sanitaria alerta del rápido empeoramiento de la situación: “Normalmente, en septiembre y octubre solía tener entre 20 y 30 niños al día, pero este año ya estoy en los 55 y eso que todavía no ha terminado la vuelta al cole. ¿Qué va a pasar cuando se incorporen todos los estudiantes y aumenten los contagios?”, se pregunta a las puertas de su lugar de trabajo, debajo de una pancarta con un corazón verde convertido en símbolo de la defensa de la sanidad pública.

Estela Celada
Concentración ante el centro de salud Monóvar de MadridEstela Celada

Amenaza de huelga indefinida el 28 de septiembre

Igual que ella, prácticamente todo el personal de este centro de salud, alrededor de 30 personas,ha secundado el paro de 15 minutos convocado por varios sindicatos ante, lo que consideran, “el abandono y desprecio a los profesionales sanitarios” por parte del gobierno madrileño. Este es solo el primer aviso; los médicos de Atención Primaria ya han anunciado que irán a la huelga indefinida el próximo 28 de septiembre a menos que el ejecutivo regional se siente a negociar.

“Es nuestro último recurso, ninguno de nosotros quiere una huelga porque supone poner en riesgo vidas. Nuestro trabajo en este momento es ayudar a la gente más vulnerable, pero con todos los medios necesarios y no los tenemos”, explica María Teresa Hernando, médica de familia en Monóvar.

España es, por detrás de Rusia, el país europeo con el mayor número de casos confirmados de Covid-19, más de 600.000. También registra una de las tasas de mortalidad más elevadas en relación a su población, con 64 muertes por cada cien mil habitantes. En la lucha contra el coronavirus, los centros de salud se han convertido en la primera línea de contención de la pandemia, una carga añadida para un pilar asistencial básico que en Madrid ha sufrido un grave deterioro desde la crisis económica de 2008. “La presión que afrontamos es tremenda. En estos años se ha duplicado el número de pacientes por médico y la burocracia. Pero es que, ahora, con la situación actual causada por el Covid-19 la carga de trabajo se ha disparado, hay médicos que pueden llegar a tener citados en un mismo hueco de consulta hasta tres y cuatro pacientes al mismo tiempo, entre llamadas telefónicas, visitas presenciales, las urgencias, la atención domiciliaria y la atención a residencias. Es desesperante”, denuncia Julián Ezquerra, secretario general del sindicato Amyts, mayoritario entre el colectivo médico de Madrid e impulsor de la convocatoria de huelga. “Queremos una mejora de las condiciones laborales, pero no solo eso. Madrid necesita más médicos. De la última promoción de medicina de familia, la mitad ha preferido irse fuera, a otras comunidades o al extranjero, porque les ofrecen mejores contratos. Y no hay que olvidar que en cinco años las jubilaciones van a estar en torno al 25%”, advierte Ezquerra.

A esto se suma que, en estos momentos, alrededor del 15% de la plantilla está de baja, muchos por la situación de estrés laboral provocada por la pandemia o por ser personas de riesgo al superar los sesenta años. La falta de médicos está impidiendo que algunos centros de salud puedan abrir por la tarde. “Ayer mismo nos llamaron de otro centro de salud cercano para ir a echar una mano porque solo había un médico, estaba haciendo dos turnos seguidos pero aun así no podía atender a todos los pacientes que tenía citados e iban a tener que cerrar”, asegura Hernando.

Los sanitarios del centro de salud de Monóvar reconocen que el Covid ocupa el 80% de su tiempo: “Atendemos los casos que llegan, hacemos de rastreadores porque no hay suficientes, solicitamos PCR, realizamos las llamadas para dar los resultados y el posterior seguimiento…

Estela Celada
Otro momento de la concentración en el centro Monóvar de MadridEstela Celada

La pandemia paralela de las enfermedades crónicas

Esta saturación de trabajo la padecemos todas las personas que formamos la Atención Primaria, pero también los pacientes”, se lamenta Gil. De hecho, el coronavirus ha provocado lo que Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, describe como la “pandemia paralela”, es decir, la que sufren las personas con enfermedades crónicas que han visto cómo la urgencia del Covid-19 les ha dejado en muchos casos sin seguimiento médico. “No hemos aprendido nada de la primera oleada. Pedimos más información, protocolos y espacios libre de Covid para poder seguir acudiendo a los centros de salud. Pero el hecho de que no se haya previsto nada de eso y de que la Atención Primaria esté colapsada hace que volvamos a ser pacientes de riesgo”, explica Escobar.

Horas antes de la protesta realizada ante los centros de salud, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció la inversión de más de 80 millones en la Atención Primaria para mejorar las condiciones laborales de sus profesionales y aumentar la plantilla de manera progresiva. “Les necesitamos y les reconocemos. La Atención Primaria necesita un cambio profundo en todo el Sistema Nacional de Salud y la Comunidad de Madrid quiere liderar esta transformación”, aseguró Ayuso ante la Asamblea regional. Una promesa que, de momento, no ha conseguido convencer a los médicos de familia. “No podemos más. Hay compañeros que han caído en la lucha contra el Covid. No queremos promesas ni números, queremos hechos”, concluye Gil. De momento, la convocatoria de huelga se mantiene.