Última hora
This content is not available in your region

¿En qué consiste el pacto europeo para la migración y el asilo? Solidaridad obligatoria y controles

euronews_icons_loading
Migrantes en las calles cercanas del campo de refugiados de Moria, en Lesbos, Grecia, tras el incendio
Migrantes en las calles cercanas del campo de refugiados de Moria, en Lesbos, Grecia, tras el incendio   -   Derechos de autor  Petros Giannakouris/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea ha presentado un nuevo pacto para los migrantes y demandantes de asilo, "un nuevo comienzo" porque "el antiguo sistema ya no funciona", según la presidenta Ursula von der Leyen. El programa de la Comisión creará un sistema para que los países miembros no fronterizos se encarguen de repatriar a los candidatos a la migración que no cumplen los requisitos de asilo.

Según Bruselas el nuevo pacto pretende ofrecer un nuevo comienzo en la gestión de las migraciones, después de la trágica situación creada por el incendio del campo de refugiados de Moria, en Lesbos, Grecia.

Bruselas establecerá un equipo de trabajo en Lesbos para acoger a los migrantes en mejores condiciones y de forma unificada.

Según von der Leyen se trata de un pacto que trata todos los aspectos de las migraciones "un asunto complejo", reconocía.

El programa está basado en la "responsabilidad" y la "solidaridad" de los países miembros, según la Comisión.

Uno de los pilares del proyecto es aumentar las ayudas "sobre el terreno" para intentar que haya menos candidatos a la migración, cooperando con los países en desarollo que son fuente de migraciones. La Comisión tiene una reserva de 70.000 millones de euros para esta cooperación.

Con el nuevo pacto se unificará el control de identidad en las fronteras a través del sistema Eurodac. Los migrantes pasarán un proceso de control de identidad, salud y de seguridad obligatorio en los primeros cuatro días.

Se controlarán más los movimientos no autorizados de migrantes entre los países miembros.

Los candidatos que no cumplan los requisitos para obtener el asilo serán enviados a un proceso de tránsito rápido en las fronteras. También se propone agilizar el proceso de petición de asilo.

El tercer pilar del proyecto es la solidaridad entre los países miembros para que la carga no quede en países fronterizos como Grecia o España. Este sistema sustituirá al pacto de Dublín que reparte la gestión de los demandantes de asilo entre los países miembros.

Para aliviar la presión de estos países, la Comisión propone un sistema voluntario y flexible de "patrocinio de los retornos" como alternativa a las relocalizaciones, en la que los países podrán acoger a refugiados y demandantes de asilo procedentes de países a los que consideran que el proceso de retorno podría ser más fácil.

Si después de 8 meses el país de acogida no consigue el retorno, la persona deberá ser relocalizada.

La comisaria de Interior Ylva Johansson ha dicho que el proceso de retorno de migrantes que no pueden solicitar el asilo debería completarse en 12 semanas. Se establece el mismo plazo para el asilo.

Se excluye a las personas enfermas, los menores no acompañados y familias con niños pequeños.

Las claves del Pacto de Migraciones y asilo de la UE

Más específicamente, en las intenciones del ejecutivo europeo, el nuevo "edificio" tendrá que basarse en estos pilares:

- Procedimientos más rápidos y eficientes en las fronteras

Por primera vez, dice en la propuesta, se establecerá un examen completo antes de entrar en el país, cuando hasta ahora la única obligación ha sido tomar las huellas dactilares. Se evaluará la situación de la salud y la seguridad. Los detalles del registro se introducirán en la base de datos de Eurodac. Entonces la persona será dirigida al procedimiento más apropiado. Se tomarán decisiones rápidas sobre el asilo o la devolución, a fin de dar una certidumbre rápida a las personas cuyos casos puedan tramitarse con rapidez. Doce semanas, no más, indica Johansson. También habrá un control fronterizo más estricto por parte de las agencias europeas, con la modernización de la infraestructura digital;

- Un sistema de "contribución flexible" al mecanismo de solidaridad

Todo el mundo tendrá que desempeñar su papel, especialmente en tiempos de crisis. Los Estados podrán elegir si aceptan la reubicación de migrantes de países fronterizos como Italia, España, Grecia o Malta, u otras formas de apoyo logístico u operacional. Este último se denominará "patrocinio de retorno": los Estados Miembros facilitarán la reubicación de los migrantes en otros países europeos, desde donde serán devueltos si se considera que no son aptos para permanecer en Europa. Comenzarán de forma voluntaria, pero en caso de que aumente la presión en las fronteras el mecanismo se hará obligatorio. Se prevén tres escenarios: situación de crisis; rescate en el mar; riesgo de aumentar la "presión" migratoria;

Acuerdos bilaterales ad hoc con terceros países, incluida la definición de nuevos canales de inmigración legal, la puesta en marcha de asociaciones para identificar los "talentos" que Europa necesita y, por último, pero no menos importante, acuerdos de retorno;

- Un mecanismo de retorno común

Un nuevo marco jurídico, una función reforzada para la Guardia Costera Europea, que debería estar en funcionamiento a partir del 1º de enero de 2021, y el nombramiento de un Coordinador Europeo de Retorno, apoyado por funcionarios de diferentes países.

- Mecanismo de vigilancia independiente de las posibles violaciones de los derechos humanos en las fronteras

El Pacto no tiene todavía fuerza legal y tendrá que ser discutido, enmendado y posiblemente aprobado por el Parlamento y el Consejo Europeo. Previsto inicialmente para febrero se retrasó con la COVID-19 y las difíciles negociaciones con los países más reacios del grupo de Visegrado.

Finalmente el anuncio se ha adelantado una semana tras el incendio del campo de refugiados de Moria.

"Es obvio para todos que la solidaridad ad hoc no es suficiente. Así que necesitamos un sistema adecuado que también responda a la presión que los Estados Miembros puedan enfrentar en el futuro", dijo Ylva Johansson.

Queda por ver cómo la Comisión Europea pretende convencer a los líderes del bloque de Visegrado. Dos días antes del anuncio del nuevo Pacto, el canciller austríaco Sebastián Kurz reiteró su oposición a cualquier redistribución de los migrantes, que Alemania, presidente del Consejo Europeo, quiere hacer obligartoria.

"No funcionará así. En cambio, necesitamos proteger mejor nuestras fronteras exteriores luchando juntos contra los traficantes y enviando ayuda a los territorios", dijo el martes Kurz, líder conservador de 34 años.

Un paso en falso que dificultará la vida de los migrantes, según ONG

Organizaciones como Caritas Europa no han tardado en criticar el pacto que consideran que se centra sólo en evitar las migraciones: "el Pacto parece reforzar los procedimientos de asilo y retorno a lo largo de los estados fronterizos de la UE, muy probablemente a costa de las salvaguardias de asilo y de los derechos humanos, poniendo en peligro el principio de no devolución" dice la organización en un comunicado. "Un elemento clave del Pacto es la introducción de procedimientos obligatorios de asilo y retorno por vía rápida a lo largo de los estados fronterizos de la UE. Cáritas Europa teme que estos nuevos procedimientos diluyan las garantías legales, y conduzcan a un posible retorno forzoso y a un aumento de las detenciones" dice Maria Nyman, secretaria general de Caritas Europa.

"Queridas @vonderleyen @YlvaJohansson, la UE prometió no más Morias, pero se acaba de construir Moria 2.0. Hagan del Pacto de Migración un nuevo comienzo, ¡no más contención! Más de 135.000 personas, más de 430 organizaciones y políticos están de acuerdo con nosotros. Nuestro movimiento está creciendo:

Para las organizaciones este sistema amenaza con multiplicar los campos de refugiados como el de Moria por toda Europa.

Para Save the Children las promesas de Bruselas de no crear nuevos campos de Moria han quedado en papel mojado con la construcción del campo de refugiados de Kara Tepe, que califican de "Moria 2.0".