Última hora
This content is not available in your region

La emoción de Jonas Kaufmann en el Concierto de una noche de verano

euronews_icons_loading
La emoción de Jonas Kaufmann en el Concierto de una noche de verano
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El amor es el tema del Concierto de Noche de Verano de este año en el Palacio de Schönbrunn. Jonas Kaufmann hace su debut con arias famosas como Nessun Dorma. En el podio del director de la Filarmónica de Viena, Valery Gergiev.

Arrolladoras melodías resuenan en los magníficos jardines del Palacio de Schönbrunn en Viena, escenario del mayor clásico al aire libre del mundo.

El tenor estrella Jonas Kaufmann convenció en el Concierto de una Noche de Verano de este año dedicado al amor.

La Filarmónica de Viena interpreta obras llenas de emoción, que incluyen clásicos de la ópera, del cine, del ballet y melodías vienesas al compás de la batuta del maestro Valery Gergiev.

Daniel Froschauer, presidente de la Filarmónica de Viena recuerda:“Me sentí muy feliz cuando cerramos el programa. Cuando escuchas a Richard Wagner y cómo puede expresar amor en Tristan e Isolde o a Richard Strauss en El caballero de la rosa_: _"Todos estos creadores dan lo mejor de sí mismos cuando componen sobre el amor".

El tenor Jonas Kaufmann explica:“El amor es una de ls mayores estímulos para componer música. Ha sido así desde hace siglos, incluso milenios, probablemente desde el comienzo de lo que quizás podamos llamar música. La música trata de expresar algo, de ser vehículo de sentimientos. __Los jóvenes que escuchan por primera Nessun Dorma vez dicen: esto es increíble, increíble ... No entienden ni una palabra del texto y sin embargo se entusiasman de inmediato."A todos se les pone la piel de gallina con esta pieza".

Valery Gergiev lo resume: “Giacomo Puccini supo concentrar en un minuto algo tan, tan memorable y tan, tan hermoso”.

Normalmente unos cien mil espectadores acuden al palacio, pero debido a la crisis sanitaria esta edición se realizó para unos pocos afortunados. Un concierto que Froschauer define como "un rayo de esperanza hacia el futuro”.