Última hora
This content is not available in your region

Detenido el carabinero que empujó al adolescente que cayó por un puente en Chile

euronews_icons_loading
Un grupo de manifestantes socorre al adolescente que quedó tendido y sin conocimiento en el río Mapocho
Un grupo de manifestantes socorre al adolescente que quedó tendido y sin conocimiento en el río Mapocho   -   Derechos de autor  Aliosha Marquez Alvear/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Tres nombres para la misma plaza dan una idea de los distintos modos en que la sociedad chilena interpreta su realidad. La plaza Baquedano de Santiago, también conocida como plaza Italia o plaza de la Dignidad, es el epicentro de las manifestaciones antigubernamentales que sacuden periódicamente el país desde hace casi un año. Acalladas durante la pandemia, las protestas han resurgido con fuerza a raíz de un episodio escándaloso para unos, manipulado para otros, lamentable para la mayoría: la caída de un menor de edad (de 16 años) por un puente tras ser empujado o interceptado por un carabinero durante el curso de una manifestación antigubernamental.

La Justicia ha respondido al clamor que se vive en las calles desde el viernes, cuando ocurrieron los hechos. El agente que supuestamente empujó al adolescente ha sido detenido por un "intento de homicidio frustrado". El menor tiene fracturas en las manos y un traumatismo craneoencefálico, pero no se teme por su vida. El Cuerpo de Carabineros afirma estar en posesión de un vídeo que demostraría la inocencia del funcionario. Pero lo que ha visto la mayoría de la sociedad son otros vídeos que circulan por las redes sociales y en los que se observa con claridad como el joven es empujado contra la barandilla del Puente Pío Nono antes de caer de cabeza sobre el lecho pedregoso del río Mapocho.

Lo ocurrido tiene como no, un doble telón de fondo que también divide a la sociedad chilena: la campaña del referéndum para cambiar la constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y el primer aniversario del estallido social que echó a las calles a decenas de miles de personas que exigían una sociedad más justa y solidaria. La represión de las protestas, que en ocasiones fueron muy violentas y estuvieron salpicadas de saqueos y actos de vandalismo, dejó una treintena de muertos y cientos de heridos.