Última hora
euronews_icons_loading
Pakistan traders hold a banner with a defaced picture of French President Emmanuel Macron during a protest against the publishing of caricatures of the Prophet Muhammad.

Nuevas manifestaciones contra Francia en países árabes y de confesión musulmana. Las efigies quemadas del presidente francés, Emmanuel Macron, llaman al boicot y a la violencia. Decenas de miles de personas se manifestaron de nuevo el viernes para protestar contra Francia por las caricaturas del profeta del Islam, Mahoma.

Las protestas comenzaron después de las declaraciones de Macron defendiendo la libertad de expresión al caricaturizar a Mahoma, tras la decapitación cerca de París de un profesor que había mostrado tales caricaturas a sus alumnos en una de sus clases.

El viernes, las principales manifestaciones tuvieron lugar en Bangladés y Pakistán. Además, hubo manifestaciones más pequeñas en la India, Oriente Medio y el Magreb. En Daca, donde se reforzó la seguridad alrededor de la embajada de Francia, se congregaron alrededor de 40 000 manifestantes, según los observadores independientes y los organizadores.

Los manifestantes renovaron su llamamiento a boicotear los productos franceses y a 'castigar' al señor Macron. Se quemaron banderas francesas y una efigie del presidente francés.

En Pakistán, donde el primer ministro Imran Khan ha acusado a Emmanuel Macron de "atacar al Islam", se manifestaron unas 2 000 personas en Islamabad, capital del país. Grupos religiosos, estudiantes y pequeños comerciantes marcharon hacia la embajada francesa gritando "expulsen al perro francés" o "decapiten al blasfemo". Los manifestantes lanzaron piedras a la policía, que trató de dispersarlos con gases lacrimógenos. Alrededor de 10 000 se congregaron en Karachi y en torno a 3 000 ciudadanos protagonizaron una protesta en Lahore.

En la India, donde el primer ministro Narendra Modi dio su apoyo a Emmanuel Macron, la minoría musulmana pidió un boicot a los productos franceses. Cientos de personas se manifestaron en Bhopal. En Srinagar, la principal ciudad de la región de Cachemira en territorio indio, unas 25 personas se enfrentaron a la prohibición de manifestarse y pisotearon imágenes de macron.

En Afganistán, la mayor manifestación tuvo lugar en Herat, donde miles de personas gritaron "¡Muerte a Francia! ¡Muerte a Macron!"

En Oriente Medio, la protesta más numerosa tuvo lugar en Jerusalén, donde se manifestaron miles de palestinos. "Macron es el enemigo de Dios", "Mahoma, tu nación no se rendirá", cantaban. El imán de la mezquita Al-Aqsa, responsabilizaba al presidente francés "de la violencia y el caos en Francia por sus declaraciones provocativas contra el Islam". En la Franja de Gaza, retratos del presidente francés fueron pisoteados e incendiados. En Beirut, la policía antidisturbios impidió que unos 200 manifestantes avanzaran hacia la residencia del embajador francés. Algunos manifestantes lanzaron piedras a la policía, que utilizó gases lacrimógenos. En Libia, las manifestaciones tuvieron lugar en varias ciudades. En la capital Trípoli, decenas de personas quemaron una efigie de Emmanuel Macron y una bandera francesa.

El jueves, casi dos semanas después de que el profesor de francés, Samuel Paty, fuera asesinado, un ataque a una iglesia en Niza dejó tres muertos. Dos de las víctimas fueron degolladas y Macron denunció "un ataque terrorista islamista". El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, pidió a los franceses que viven en el extranjero que sean cautelosos, y recordó que la amenaza a los intereses franceses estaba "en todas partes".