Última hora
This content is not available in your region

Big Data para comprender la inmigración

euronews_icons_loading
euronews
euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La migración es un fenómeno generalizado de todos los tiempos, y todo un desafío a analizar. Es dinámica en cuanto a flujos, volúmenes y tipo, como migración de largo, mediano plazo y circular.

Mediante el uso de una metodología de vanguardia, los investigadores del Centro de conocimiento sobre migración y demografía, dirigido por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea en Ispra, Italia, producen datos detallados.

El planeta de la migración analizado del Big Data. Esta interacción produce modelos útiles para comprender el fenómeno de la migración y respaldar el desarrollo de programas de integración más efectivos y coherentes.

Más allá de las fuentes tradicionales estadísticas sobre movilidad transfronteriza como, por ejemplo, censos nacionales de población, encuestas por muestreo y fuentes administrativas, existe una necesidad creciente de datos complementarios y certeros para respaldar los planes humanitarios y las respuestas políticas adecuadas.

Las principales fuentes utilizadas para obtener big data son: teléfonos móviles, redes sociales y búsquedas en Internet, y datos de observación de la tierra.

Los investigadores rastrean rastros digitales anónimos en estas plataformas.

Para el experto en Big Data Michele Vespe:_ "Si estos rastros se agregan de tal manera que se superen los problemas de intimidad, ética y seguridad de los datos, entonces, colectivamente, pueden describirse tendencias sociales que serían impensables con las estadísticas oficiales. De modo que puedan complementar las estadísticas oficiales, aumentando su resolución, aumentando la fiabilidad de los datos, porque se recopilan en cualquier momento, incluso ahora mientras hablamos, y también nos brindan perspectivas adicionales"._

Estos ecosistemas de datos pueden apoyar la toma de decisiones en varios campos de nuestra sociedad.

Una de las aplicaciones clave, por ejemplo, es proporcionar información sobre las distribuciones en un territorio de trabajadores y sus habilidades.

En una sociedad que envejece y en plena crisis sanitaria, el mercado laboral pide perfiles específicos.

Sara Grubanov-Boskovic forma parte del Proyecto que se desarrolla en Ispra:"Tenemos esta amplia variedad de datos sobre los mercados laborales europeos y podemos comprender cuáles son los sectores que sufren escasez de mano de obra y no pueden encontrar trabajadores en el mercado laboral. Estos datos también nos muestran que hay sectores en los que los migrantes aportan una contribución particular para aliviar estas carencias. Se puede pensar en el sector de la agricultura, la asistencia sanitaria y la asistencia y cuidados a largo plazo"

Un estudio realizado durante la primera ola del brote de la Covid-19 ha demostrado que el 13% de todos los trabajadores, empleados en sectores clave de la respuesta al coronavirus de la Unión Europea, eran migrantes.

Las cinco mayores categorías son profesionales de la enseñanza (14,5%), trabajadores agrícolas cualificados (11,9%), profesionales asociados en ciencias e ingeniería (11,1%), trabajadores de cuidados personales (10,3%) y limpiadores y ayudantes (9,9%).

Marie-Cécile Rouillon es coordinadora de Políticas de Migración y asuntos del Hogar de la Comisión Europea:"Es clave saber cuáles son las habilidades que necesita el mercado laboral, en una sociedad que envejece demográficamente. Es fundamental tener esta visión tan global de la migración y cómo la migración encaja en un contexto mucho más amplio y complejo desde un punto de vista internacional en el corazón de nuestra sociedad".

Los científicos del Centro Común de Investigación también encabezan un ejercicio multidisciplinario que combina modelos fiscales con proyecciones demográficas para analizar el impacto de la migración en los recursos públicos, así como las consecuencias en la sostenibilidad de los sistemas de bienestar europeos.

La Jefa de Unidad del Centro Común de Investigación de Ispra Dessislava Choumelova comprende la necesidad de cubrir el espectro más amplio posible:"Para el nuevo plan de integración, analizamos qué habilidades necesita Europa. ¿Tienen los inmigrantes esas habilidades? ¿Cuál es realmente la formación académica que necesitamos? ¿Cómo se integran los inmigrantes? ¿Tienen trabajo? ¿Quiénes son? ¿Son mujeres? ¿Son hombres? Y toda esta información entra en el plan de integración".

Todo el proceso comienza con un requerimiento político para traducir el número de migrantes a conocimiento utilizable para la sociedad. Estos estudios muestran que la tendencia actual está cada vez más orientada hacia una política europea basada en la evidencia de los datos sobre migración.