Última hora
This content is not available in your region

La ruta migratoria del Atlántico se ha cobrado 500 vidas en 2020

Por Isabel Marques da Silva  & Ana Lázaro
euronews_icons_loading
Rescue operation at the Mediterranean sea, about 13 miles north of Sabratha, Libya, 2016
Rescue operation at the Mediterranean sea, about 13 miles north of Sabratha, Libya, 2016   -   Derechos de autor  Emilio Morenatti/Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Más de 500 personas han muerto o han desaparecido este año en la ruta migratoria de la fachada atlántica. Un dato que evidencia la necesidad de que la UE alcance un acuerdo sobre el nuevo Pacto para la Migración y el Asilo.

El tema ha sido debatido en una conferencia de alto nivel en el Parlamento Europeo.

¨¨"La pandemia va a incrementar la presión. El Sahel está explotando. Y esta explosión puede tener un gran impacto en África Occidental. Mire lo que está pasando en el Atlántico, cientos de personas intentan llegar a las Islas Canarias por una de las rutas más peligrosas del mundo. Y están muriendo", explica António Vitorino, director de la Organización Internacional para las Migraciones. "Es absolutamente necesario que la Unión Europea dé prioridad a las operaciones de búsqueda y rescate, a salvar vidas, a la predictibilidad de los desembarques”.

La estrategia comunitaria de incrementar los controles en el Mediterráneo ha desviado el flujo migratorio hacia las Islas Canarias.

Entre agosto y noviembre llegaron casi 14.000 personas, diez veces más que en el mismo período de 2019. Y octubre fue un mes trágico para la ruta occidental: 222 personas murieron o desaparecieron en el mar.

La Comisión Europea prepara un Plan de Acción en el que apuesta por mantener el equilibrio entre integración y repatriación.

"Las personas que llegan a Europa legalmente necesitan conocer sus derechos y necesitan sentirse bienvenidas. Aquellas que no pueden optar al asilo o a la protección internacional, tienen que regresar a casa porque ésta es la única manera de romper el círculo vicioso de los traficantes despiadados", afirma Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea.

Tras la ola de atentados en Francia y Austria, algunos líderes europeos han pedido más controles fronterizos y reglas más estrictas en materia de integración. Pero no todos están de acuerdo.

"La gran mayoría de los atentados terroristas que se han cometido en Europa durante la última década fueron cometidos por ciudadanos de la UE, no por inmigrantes. Así que creo que es una asociación de ideas muy débil", analiza Olivia Sundberg Diez, experta en políticas migratorias del European Policy Centre. "Ya existe mucha legislación centrada en la protección de las fronteras de la UE, tanto para las fronteras Schengen como para la frontera exterior. Lo importante es la implementación. Y actualmente vemos brechas importantes en materia de asilo, pues varía mucho de un Estado miembro a otro".

La cuestión migratoria sigue dividiendo a la UE que está vez parece querer cerrar las brechas internas apostando por el control fronterizo y las repatriaciones.