Última hora
This content is not available in your region

El G20 promete vacunas para los países pobres sin exponer medidas concretas

euronews_icons_loading
Montaje de foto de familia de la cumbre virtual del G20 en Arabia Saudí
Montaje de foto de familia de la cumbre virtual del G20 en Arabia Saudí   -   Derechos de autor  Meshari-Alharbi, DGDA via AP
Tamaño de texto Aa Aa

Grandes promesas, pero ningún avance concreto. Tras dos días de cumbre virtual en Arabia Saudí, los líderes del G20 se han comprometido a pagar el acceso de los países más pobres a la vacuna contra la COVID-19, sin poner sobre la mesa ninguna financiación específica. Además, los países que han hecho la promesa son los mismos que se libran en estos momentos a una batalla por acaparar millones de dosis de las futuras vacunas.

"Mantenemos nuestro compromiso de trabajar para estar a la altura del desafío de la pandemia con el fin de salvaguardar vidas y proteger a los más vulnerables", dijo el rey Salman de Arabia Saudí a los líderes del G20, visibles en pequeñas pantallas.

La ONU reclama, con urgencia, 4200 millones de dólares para garantizar un acceso equitativo a la vacuna, para todos los países del mundo, a través de la llamada iniciativa COVAX. Los miembros del G20 han dado su apoyo completo a la iniciativa, pero sin comprometer fondos y al mismo tiempo que los países más ricos ya han reservado a las farmacéuticas la mayor parte del suministro mundial de vacunas.

Por ejemplo, los países ricos ya han reservado 1.100 millones de dosis de la futura vacuna de Pfizer, una de las más avanzadas, de un total de 1.300 millones que se producirán el próximo año. La canciller alemana Angela Merkel dice estar "preocupada" por esta situación.

"Creo que lo más importante ahora es que COVAX, con el dinero que tiene, negocie con los fabricantes de potenciales vacunas, porque, por ejemplo, en la Unión Europea ya estamos bastante avanzados en las negociaciones con algunos productores de vacunas", dijo Merkel.

Suspensión de la deuda para los países más desfavorecidos hasta junio de 2021

La declaración final de la cumbre tampoco incluye nuevas medidas para aliviar la situación de las naciones más desfavorecidas. Solo se limita a reiterar decisiones ya adoptadas, como la de mantener la suspensión de la deuda para esos países hasta junio de 2021.

Italia, que sustituirá a Arabia Saudí al frente del G20 a principios de diciembre, presentó un ambicioso plan de futuro.

"La presidencia italiana quiere mirar más allá de la emergencia -dijo el primer ministro Giuseppe Conte-. Queremos promover una recuperación sostenible e inclusiva, y poner en marcha todas las medidas para una reconstrucción más sólida, promoviendo una sociedad más justa".

Los países del G20 también se han comprometido a conjugar la recuperación de la pandemia con la preservación del planeta, pero eso solo implica a los firmantes del Pacto de París, entre los que no está Estados Unidos.