Última hora
This content is not available in your region

Los fondos europeos para Polonia y Hungría en la cuerda floja

euronews_icons_loading
Guy Verhofstadt, Belgian liberal MEP
Guy Verhofstadt, Belgian liberal MEP   -   Derechos de autor  EURONEWS
Tamaño de texto Aa Aa

Una nueva idea gana terreno en Bruselas: Polonia y Hungría deberían quedarse fuera del fondo de recuperación post-covid si no están dispuestos a levantar su veto al presupuesto. Y uno de los instigadores de esta medida es el eurodiputado liberal Guy Verhofstadt. Según él, los dos países acabarán perjudicando a sus propios ciudadanos.

"Es la primera vez, tengo que decirles, que en las negociaciones presupuestarias veo a un país bloqueándolo porque recibe dinero. Entonces, lo que están haciendo, en realidad, es penalizar a sus propios ciudadanos. Y si eso no es posible, porque no veo otra salida, entonces debemos comenzar con una cooperación reforzada basada en el artículo 326 del Tratado, que brinda la posibilidad, por ejemplo, de que los otros 25 Estados miembros sigan adelante con el fondo de recuperación, sin Polonia y sin Hungría", explica Verhofstadt.

Bruselas quiere vincular los fondos europeos al respeto de las normas democráticas. Verhofstadt, ex primer ministro belga, dice que hay una enorme presión ciudadana para que eso se cumpla.

"En la mayoría de los países, el 60-70% de la gente normal cree que es absolutamente normal que detengamos la transferencia de dinero a un país que no aplica el estado de derecho, la democracia y que está en manos de personas corruptas. Porque no sólo la cuestión del estado de derecho, también es una cuestión de corrupción. El último informe de la OLAF fue muy claro al respecto. En lo alto de la lista de corrupción de la Unión está Hungría. Esa es sin duda una responsabilidad del señor Orbán", ha insistido el político belga.

Pero los líderes húngaro y polaco dicen que Bruselas está utilizando el vínculo del estado de derecho como arma política. En una entrevista de radio, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, comparó a la UE con la Unión Soviética al hablar de este vínculo.

"Creo que esta es una comparación escandalosa porque realmente ha olvidado que en la Unión Soviética había dictadores que mataban a su pueblo. Los historiadores están de acuerdo en que más de 20 millones de personas murieron bajo el gobierno de la Unión Soviética. Comparar este sistema, tal tiranía a un proyecto democrático, un proyecto de paz como es la Unión Europea - lo encuentro escandaloso", ha denunciado Verhofstadt.

La presidencia alemana dice que se está acercando a un acuerdo presupuestario, pero Verhofstadt cree que no se diluirián los criterios del estado de derecho.