Última hora
This content is not available in your region

Renovarse o morir: sastrerías con robots de telepresencia

euronews_icons_loading
Renovarse o morir: sastrerías con robots de telepresencia
Derechos de autor  Sang Tan/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Como ha sucedido con prácticamente todos los negocios a nivel mundial, los sastres han sido duramente golpeados este 2020 por la pandemia de COVID-19.

En Londres, la tradicional sastrería Huntsman & Sons de Saville Row, en Mayfair, espera terminar el año con un 65% menos en ventas con respecto a 2019. "En nuestro gráfico, la caída del 23 de marzo fue instantánea", revela el jefe de ventas de la tienda, Taj Phull. "Fue como si se hubiera apagado la luz con un interruptor".

Pero tras 171 años de historia, esta sastrería ha sabido aplicar el dicho "renovarse o morir" y ha aprovechado la tecnología del siglo XXI para superar la situación. Mediante un robot de telepresencia, de nombre Mr Hammick, hasta un cliente de Corea del Sur puede ahora encargar un traje a la sastrería londinense.

Desde la capital británica hacen moverse a Mr Hammick, que observa las medidas del cliente a la vezque escucha sus prioridades. Dario Carnera, jefe de sastres de Huntsman & Sons, confiesa que "lo que ha resultado muy útil, incluso más útil que estar allí mismo, es el poder tomar fotografías de lo que estás viendo, de manera que en lugar de tratar de recordar lo que viste cuentas con una imagen real".

Normalmente, obtener un traje hecho a medida requiere de varios ajustes hasta dar con el modelo perfecto. Con la ayuda de Mr Hammick, los sastres pueden ser más reactivos sin necesidad de tener que volar a otro país.

"Si usted es, por ejemplo, un cliente de Seúl, eso nos obligaría a viajar allí unas cuatro veces al año", explica Carera. "Con este robot, si alguien tiene una necesidad concreta para una ocasión especial, en lugar de tener que esperar a que vayamos con nuestras muestras, el asunto se puede arreglar casi de manera inmediata".

En un primer momento algunos cortadores se mostraron algo escépticos, si bien el robot ha acabado convenciendo a todos. De momento este revolucionario servicio está solo disponible en Seúl, si bien se espera que Shanghai, Beijing, Hong Kong o Singapur se apunten pronto a la solución más elegante.