Última hora
This content is not available in your region

'Gambito de Dama': ¿Por qué nunca ha habido una campeona mundial de ajedrez femenino?

Una niña aprende a jugar al ajedrez en el Instituto Superior de Ajedrez de la ISLA en La Habana, Cuba, en noviembre de 2016.
Una niña aprende a jugar al ajedrez en el Instituto Superior de Ajedrez de la ISLA en La Habana, Cuba, en noviembre de 2016.   -   Derechos de autor  ADALBERTO ROQUE/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

El éxito de la serie 'Gambito de Dama' de Netflix ha renovado el interés por el ajedrez y ha reavivado el debate sobre por qué tan pocas mujeres alcanzan la élite de este deporte del intelecto.

Estrenada a principios de este mes, se ha convertido en la miniserie con la mejor audiencia de la plataforma hasta el momento, tras haber sido visualizada por 62 millones de hogares en sus primeros 28 días y ocupado el primer lugar en 63 países.

También ha impulsado el libro en el que se basa, escrito por Walter Tevis, a la lista de bestsellers del New York Times, 37 años después de su lanzamiento.

Narra la vida de una prodigio del ajedrez femenino llamada Beth Harmon, que después de aprender a jugar con el conserje del orfanato en el que creció en los años 1950, se convirtió en la mejor jugadora del mundo.

En la vida real, ninguna mujer ha sido coronada campeona del mundo.

"La realidad no es así"

"La forma en que los chicos tratan a Beth en la serie es un sueño; tristemente, la realidad no es así", ha dicho Judit Polgar, ex jugadora de ajedrez profesional húngara y la única mujer que ha conseguido estar entre los 10 primeros en la historia del juego en 15 siglos.

El personaje de Beth tiene muchas similitudes con el difunto gran maestro americano, y ex campeón mundial, Bobby Fischer. Descrito a menudo como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, Fischer también fue conocido por los controvertidos comentarios que hizo, incluyendo este de 1963: "Las mujeres son terribles jugadoras de ajedrez...Supongo que no son tan inteligentes".

El suyo no es un caso aislado. Garry Kasparov, el gran maestro de ajedrez ruso y ex campeón del mundo que ayudó en la elaboración de la serie 'Gambito de Dama' de Netflix, también hizo comentarios misóginos en el pasado, pero luego renegó de ellos al ser derrotado en una competición contra Polgar en 2002.

Aunque Polgar es la jugadora de mayor rango de todos los tiempos, es probable que otras con un potencial similar la precedieran, pero sus logros cayeron en el olvido.

Como María Teresa Mora Iturralde, una cubana que en 1922, a la edad de 20 años, derrotó a sus rivales masculinos para convertirse en maestra de ajedrez cubana y campeona iberoamericana. Ella es la única persona que ha recibido lecciones de José Raúl Capablanca, el campeón mundial de 1921 y 1927, y descrito como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos.

La leyenda dice que la estudiante venció al maestro, pero tristemente, su carrera de ajedrez se detuvo en el campeonato cubano de 1922 y su historia quedó casi olvidada hasta que fue resucitada por el blog especializado Havana3am recientemente.

AP Photo
Una partida entre José Raúl Capablanca (izquierda) y Philip Stuart Milner-Barry en Inglaterra en abril de 1936.AP Photo

¿Ajedrez en los Juegos de París de 2024?

Casi 100 años después, el ajedrez es ahora reconocido como un deporte por el Comité Olímpico Internacional y espera hacer su primera aparición en los Juegos de París en 2024.

Aún así, hay alrededor de una mujer en competición por cada 15 hombres y solo una mujer está actualmente clasificada entre los 100 mejores jugadores de ajedrez del mundo: Hou Yifan, de China, en el puesto 88.

La manera de remediar este número tan bajo ha dividido opiniones. Por ejemplo, ¿debería el deporte estar completamente segregado con eventos sólo para hombres y competiciones sólo para mujeres?

Hay un campeonato mundial de ajedrez femenino. También hay competiciones reservadas por edad, por geografía o por profesión, como el campeonato de las Fuerzas Armadas.

Pero según el periódico español El Mundo, "estos torneos ayudan a los que participan a recibir una atención mediática extra, a reunir apoyo financiero y a establecer relaciones con otros con los que comparten un interés común".

"Sin embargo, en los países en los que se suprimió experimentalmente la competición femenina, la participación en los eventos mixtos se redujo aún más, mientras que en las federaciones que desarrollaron programas específicos dirigidos a los jóvenes jugadoras, los resultados mejoraron", añadió.

"Juega como una chica"

Polgar, que compitió entre 1988 y 2014, raramente participó en la competición femenina y derrotó a algunos de los jugadores masculinos más conocidos, como Kasparov, su compañero gran maestro ruso y ex campeón mundial Anatoly Karpov, y el actual campeón mundial, el noruego Magnus Carlsen.

Judit Polgar es la menor de tres hermanas que tienen en común su talento para el ajedrez. Zsuzsa y Zsofia Polgar son gran maestra y maestra internacional respectivamente. No es una casualidad, sino que su padre Laszlo las enseñó a jugar. Un psicólogo que se propuso demostrar que un niño puede lograr resultados excepcionales en un determinado campo si se le entrena desde una edad temprana.

Apodada "la Reina del Ajedrez", Polgar cree que competir en eventos exclusivamente femeninos limita el potencial y las aspiraciones de las jugadoras. Hoy en día, esta mujer de 44 años dirige una fundación activa en la promoción del ajedrez como una herramienta para el crecimiento psicológico.

Otras jugadoras que se han hecho un nombre desde entonces incluyen a Ana Matnadze, de Georgia, que hoy en día compite por España.

Esta mujer de 37 años tiene como madrina a Nona Gaprindashvili, la primera mujer a la que se le concedió el título de gran maestro. Empezó a jugar a los 4 años y de niña entrenaba 10 horas diarias.

El país de Europa del Este se encontraba entonces en medio de una guerra civil y el Gobierno estaba muy interesado en promover a las heroínas nacionales. Antes de su participación en la Copa del Mundo Sub-10, incluso recibió una llamada telefónica del entonces presidente, quien le dijo que tenía que ganar para el país.

Phiona Mutesi, de Uganda, también se ha hecho un nombre. Esta joven de 24 años, que creció en un barrio marginal de Kampala, se vio obligada a abandonar la escuela a los nueve años y a trabajar. Aprendió a jugar al ajedrez en un programa extraescolar dirigido por una organización benéfica.

Su impresionante historia fue plasmada en un libro, adaptado al cine por Disney en 2016.

La gran maestra estadounidense Jennifer Shahade, de 39 años, también es muy conocida, sobre todo por los libros que ha publicado para acabar con los mitos sobre las jugadoras, entre ellos "Chess Bitch": Las mujeres en el deporte intelectual de última generación" y "Juega como una chica".

El ajedrez cada vez es más popular en Internet

Según una encuesta de 2012, 605 millones de adultos juegan al ajedrez regularmente en todo el mundo. Y está ganando en popularidad a través de influencers de ajedrez que retransmiten sus partidas online.

La pandemia de COVID-19 y los cierres que obligan a decenas de millones de personas a quedarse en casa han provocado una explosión de espectadores de partidas online.

En mayo, cuando la mitad de la humanidad estaba bajo restricciones para quedarse en casa, se vieron ocho millones de horas de ajedrez en el servicio de transmisión de vídeo en directo de Twitch. El mes pasado, se vieron más de 4,3 millones de horas, casi el doble que en octubre de 2019, según StreamElements.

El canal más popular está dirigido por el cinco veces campeón de ajedrez de Estados Unidos Hikaru Nakamura. Al menos 3 de los 10 canales más populares están dirigidos por mujeres.

Tal vez la primera mujer campeona del mundo está ahora mismo viendo una partida online.